miércoles, junio 20, 2018

Noche de guardia con eutanasia

Un cuarteto que toma una decisión drástica
 Mientras llega la cura para la vejez y que además detenga la muerte de los seres humanos, los teatreros (con los dramaturgos a la cabeza) hacen espectáculos para advertirles a sus públicos de las vicisitudes de esas nada fáciles etapas de la vida, aunque actualmente la ciencia al tiempo que busca otros mundos y fabrica armas capaces de desaparecer a la vida misma, también persigue la eterna juventud y por ende la perpetuidad de la raza humana.
 Tan maravillosa tarea de los teatreros no es reciente, tiene sus siglos por supuesto, pero en Venezuela, el pais donde siempre se está comenzando porque tiene además una frágil memoria, hay gente como Gerardo Blanco López y José Jesús González (autor- director de Par de viejos) quienes escriben sus textos y los presentan a sabiendas que son comedias negras, nada gratas para unas audiencias que quieren ver cosas bonitas y agradables, pero que si se pueden degustar, si se las proponen, sus reflexiones sobre esos temas tan complejos. Y, ojo, pueden ser los únicos, históricamente.
Blanco López, con varias décadas en las lides teatrales, reconoce que su profesión es una travesía de aciertos y desaciertos. “Me siento feliz y agradecido por todo lo que he recibido del teatro, pero satisfecho no, siempre podemos hacer más”. Y así lo demuestra, brillantemente, con su decimonovena pieza Noche de guardia, un texto corto que en escena alcanza cómodamente los 60 minutos, donde advierte, en claves características de la llamadas comedias negras o esa comedias sobre aspectos no festivos de la vida, como el inevitable final del camino de los humanos, especialmente de los hombres, que logran pasar el medio cupón, por lo menos.
Ahí están, porque de teatro realista, o hiperrealista, se trata, dándoles vidas a sus patéticos personajes, un cuarteto de comediantes consagrados como Alejandro Mata, Pedro Durán, Carlos Abbatemarco y Antonio Cuevas; ellos materializan a seres como Eliezer, Neftalí, Lucas y Alfonzo. Noche de guardia se trata de otra pulcra producción de su grupo Bagazos, todos actores sobre los 60 años o cercanos a tan concreta barrera, quienes materializan, de gran manera,  sus peculiares personajes y lograr plasma en la escena sus  reclamos  ante lo injusto y terrible de la vejez, con un especie de canto coral a la amistad, estremecedora y hermosa  invitación para luchar por el derecho a decidir, al tiempo que hacen  un recuento de lo vivido y  entonan un cantico final quizás, al darse cuenta que la vida siempre nos dará motivos para sorprendernos y para desear que no todo termine ahí. Quizás sea la moraleja, nos atrevemos a puntualizar.
La anécdota de Noche de guardia es la historia de cuatro viejos quienes deciden que uno de ellos no vivirá más y planifican  ayudarlo a bien morir, porque un cáncer  terminal (de origen prostático) lo ha dejado inútil, tanto que no puede realizar sus taras higiénicas intimas, además de otras complicaciones. Ante un eventual suicidio del enfermo, ellos traman eliminarlo con una sobredosis de morfina. Tarea que hacen. Eutanasia o como se llame es lo que pone fin, por ahora, a uno de ese grupete de ancianos amigos, Alfonzo en este caso, encarnado por ese señor de la actuación que es Antonio Cuevas.
TRILOGIA DE PREMIO
Esta Noche de guardia es la forma que utiliza Blanco López para alejarse, inútilmente, de lo inevitable, “es un abrazo cálido a los viejos que nos ha tocado cuidar y que han sido un espejo, un recordatorio de lo próximo. Hace parte de mi trilogía sobre la ancianidad, que comenzó con La cuadrilla (1996), sobre la vejez en pareja; Nos vemos el miércoles (2017), la vejez a través de la visión femenina, y ahora Noche de guardia (2018), la ancianidad a través del prisma masculino”.
Noche de guardia, nace al igual que Nos vemos el miércoles  de la experiencia vivida durante la gravedad de su madre, de las horas con ella durante su enfermedad y la necesidad de brindar un homenaje a nuestros viejos amados durante sus "años dorados" como suelen llamarlos. Esta reciente pieza, Noche de guardia, es mucho más reflexiva, ahí la risa se entrelaza con la dura realidad de la vejez y la enfermedad de uno de los cuatro amigos que se reúnen una noche para cuidar al enfermo, resulta sorpresiva y propone una serie de dilemas que nos harán reír y reflexionar.
ANCIANO GAY
Vale la pena apuntar que la homesexualidad oculta o en el closet es otro de los temas que aborda Blanco López, tangencialmente, pues uno de los amigo ancianos, Neftalí, a sus 75 años confiesa, en esa peculiar noche de guardia, que es gay y que no puede seguir oculto porque además está enamorado de otro hombre, por supuesto, y que ya se lo reveló a su esposa y sus hijos. Quiere vivir lo que le queda en plena libertad y amando. Sus amigos inicialmente lo rechazan inicialmente pero al final lo aplaudan y lo aceptan.
Para el dramaturgo Blanco López escribir es un ejercicio de intimidad fascinante, un descubrir imágenes que reclaman su autonomía, las cuales batallan por tener vida propia y en esta Noche de guardia lo demuestra con una dirección actoral de filigrana, con el apoyo de sus cuatro viejos, sus personajes protagonistas. El montaje es fascinante, intenso, con turbulencias y temores, pero reconfortante y de mucho crecimiento profesional y artístico, porque hay una entrega total de esos excelentes actores, de indudable calidad humana y depurado profesionalismo. Nada fácil es hacer de viejo y convencer y ahí ellos no solo lo demuestran

jueves, junio 14, 2018

Dios y la justicia no existen en “Oscuro, de noche”

Por primera vez le estrenan a Pablo García Gámez una obra en su patria.
Con dos elencos comenzó la Compañía Nacional de Teatro (CNT) los ensayos de Oscuro, de noche, del venezolano Pablo García Gámez, pieza ganadora del Premio Nacional de Dramaturgia Apacuana, la cual será estrenada hacia el próximo 27 de julio en el teatro Alberto de Paz y Mateos.
 Andy Pérez, Jean Manuel Pérez, Maria Tellis, María Brito, Aura Rivas, Adriana Bustamante, Francis Rueda, Livia Méndez, Darío Soto, Yordano Marquina, Luis Domingo González, Ludwig Pineda, Gustavo Meléndez, Celeste Gil, Marxlenin Cipriani, Randimar Guevara, Trino Rojas, Armado Mendoza, Vito Lonardo, Dora Farias y Carla Hernández, son algunos de los comediantes que serán dirigidos, “a cuatro manos”, por Carlos Arroyo y Costa Palamides.
Con su Oscuro, de noche, teatro sobre un hecho que marca a una familia de clase trabajadora en Caracas y las actitudes que mantienen los vecinos ante un hecho de violencia, García Gámez aspira iniciar un diálogo sobre aspectos que supuestamente definen un carácter colectivo.  “De una parte, está la estructura familiar; familia que se rehace del quiebre de relaciones anteriores y como se demuestra el afecto entre sus miembros.  Por otra parte, está la calle, de particular hibridez estética, espacio de agresión, de encuentro, de pérdida. Pérdida absurda, pérdida inexplicable. El texto es un acto de circo decadente narrado por un juglar que refleja el compromiso que muestran unos pocos porque, aunque la mayoría se queje, no asumen el rol ciudadano para cambiar aspectos de nuestra sociedad que así lo requieren”, ha dicho el dramaturgo”.
Gracias a la Internet, desde Nueva York, García Gámez, respondió nuestro cuestionario.
Una cosa es leer el texto, otra escuchar una briosa lectura y otra sensación ver el montaje. ¿Usted no hace ninguna recomendación en el texto y de ahí nuestro interés en preguntarle: cómo sueña o cómo vislumbra la primera puesta en escena?
Tienes razón: no hay recomendación alguna. Libero de acotaciones al director -o directora según el caso- para estimular una relación orgánica entre texto y dirección, para que la organicidad salga del montaje mismo, para que haya riesgo, descubrimiento, investigación del espacio, del tiempo, del movimiento y, lo más importante: para que de actores y actrices emerja el texto y se genere una energía que envuelva al espectador. ¿Cómo vislumbro la puesta? Con los elementos imprescindibles (ni siquiera necesarios, imprescindibles), con dominio del ritmo, llegando a la brusquedad o a la sutileza; con escenas con movimientos que llegan a lo coreográfico.  Como un montaje que linda con lo performánticas.   
¿Definitivamente, en que autor venezolano o americano se inspiró para este texto teatral?
En este momento no señalaría un autor. Como comenté anteriormente, pienso que hay referencias a la obra de Rodolfo Santana, Román Chalbaud, por ahí anda hasta José Ignacio Cabrujas.  Un amigo investigador relacionó a la abuela Mercedes con la María Josefa de La casa de Bernarda Alba; por ahí anda un gesto de Jorge Manrique con las Coplas a la muerte de su padre; un guiño a Cortázar; otro a La vida es sueño; andan referencias a Rashomon, de Kurosawa.  Es un híbrido, un inmenso híbrido, un pastiche de referencias.  Ahora que trato de recordar el proceso de escritura, el aspecto que más trabajé fue la palabra, su liberación para crear imágenes alternas.
¿Lo escribió pensando en un pre guión cinematográfico?
No. Escribí el texto para teatro, pensando en que iba a ser un texto para ser representado en una sala de teatro.  Lo escribí pensando en las posibilidades que tienen las artes escénicas y cómo albergan estructuras diversas.  Si se diera algún interés para que de él parta un guión cinematográfico, será bienvenido, pero Pablo-autor, tiene como aspiración que se muestre con actores en un escenario.
El personaje Cristóbal, padre de la víctima, dice en su penúltima intervención: "aquí estoy yo, tu papá que te va defender de lo que sea ya que Dios no existe. ¡Dios, eres una estafa! ¡La justicia no existe! ¡Es un embuste que inventaron para hacernos creer que hay ley! Nadie se acercará". Terrible parlamento porque es la rebeldía del hombre ante una sociedad que no hace ni respetar a los muertos. ¿Está consciente de todo lo que eso significa? ¿Es su pensamiento o su visión de la vida? ¿Qué propone?
Cristóbal pasa por una situación apenas tolerable.  El dolor le lleva a decir esas frases, frases que muchos alguna vez pensamos.  A Cristóbal, católico por habitus, se le viene abajo su sistema de creencias: por eso se rebela.  El grito de Cristóbal hace pensar que la sociedad debe estar en constante desmantelamiento y reconstrucción de meta-narrativas como dios, ley, justicia.  El alarido se da porque en lo que le sucede está ausente la justicia, no hay cómo llenar ese vacío donde debiera haber justicia.
¿Qué espera de Oscuro, de noche?
En este momento, por mi mente pasan “películas” de la obra, invento reacciones del público, trato, como un juego, de visualizar a los actores.  Sin embargo, saber que Oscuro, de noche va a ser representada por la CNT me ancla en el presente… con expectativas por lo que vendrá.

.

martes, junio 12, 2018

Mujeres de ayer y de hoy en Caracas

Nuestras Troyanas hacen temporada en el teatro Alberto de Paz  y Mateos.

Por esas gratas cosas que suelen ocurrir, no siempre, en el ámbito del teatro venezolano, hacen temporada en las salas Rajatabla y Alberto de Paz y Mateos sendos espectáculos basados o inspirados en los textos de Eurípides, Esquilo y Sófocles. Nos referimos, pues, a la vibrante  y estremecedora puesta  en escena de la contemporánea  Medea del olivar de la dramaturga uruguaya  Mariana Percovich, por parte de Marisol Martínez,  y  un ambicioso espectáculo  músico, dancistico y teatral Troyanas nuestras, creado y dramaturgizado por Costa Palamides.
 Para Troyanas nuestras se ensamblaron las piezas griegas  Troyanas, Hécuba y Agamenón con diferentes  estructuras dancísticas y rituales  de la cultura popular venezolana, como los Turas, Vasallos de la Candelaria, Diablos Danzantes de Naiguatá, Tamunangue larense y Cantos a San Juan, todo esto con poemas y textos de poetas y dramaturgos latinoamericanos y venezolanos  como Ramón Palomares, Pablo Neruda, Cintio Vitier, Gustavo Pereira, Marco Antonio de la Parra, Elio Palencia, Peky Andino Moscoso, Jose Antonio Ramos Sucre, Eugenio Montejo, Aime Cesaire, Luis Alberto Crespo, Blanca Varela, Luis Pales Matos y Eduardo Galeano entre otrosFragmentos de intelectuales quienes redimensionaron los mitos griegos como también la palabra de grandes poetas de nuestro continente, musicalizados por su hermano el compositor Pantelis Palamides.
NUESTRAS TROYANAS
Troyanas nuestras es  un explosivo hibrido teatral con los personajes griegos que muestran a esas mujeres conquistadas, esclavizadas, desplazadas, martirizadas y explotadas en tierra extranjera, que calza sin duda alguna con una visión “nuestramericana”, ha dicho Costa Palamides.
Hay  recordar que originalmente Troyanas nuestras fue estrenada durante la temporada 2017 de la Compañía Nacional de Teatro (CNT) con su elenco estable y era una adaptación dramatúrgica de cuatro piezas fundamentales del teatro trágico griego, a saber: Troyanas y Hécuba de Eurípides, Agamenón de Esquilo y Electra de Sófocles .Pero que para su temporada del 2018 fue reformulada gracias  a un equipo creador liderizado por Carmen Ortiz en la coreografía, Gerónimo Reyes en la iluminación, Pantelis Palamidis en la composición musical de 20 canciones originales, Julia Carolina Ojeda en la maestría de canto, Lina Olmos en el diseño de vestuario y Caremilys Artigas en el concepto escenográfico.
Costa reitera que está muy orgullosos de representar ahora Troyanas nuestras en el Teatro de Alberto de Paz y Mateos, gran amante de la tragedia griega, quien en 1955 montó la primera Electra de Sófocles en Caracas y además llevó a escena piezas importantes de quien fuera su maestro: Federico García Lorca, que el pasado 5 de junio se cumplieron 120 años de su nacimiento.  Y subraya esto porque en Troyanas Nuestras, uno de los momentos más desgarradores de Andrómaca tiene la rúbrica poética del gran Federico: "Si tu oyeras a la amarga adelfa sollozar, ¿qué harías, amor mío? Suspirar. Si tú viera que la luz te llama cuando se va, ¿qué harías, amor mío? Pensaría en el mar. Si yo te dijera un día, te amo, desde mi olivar. ¿Qué harías, amor mío? Clavarme un puñal”.
En este esfuerzo creativo de los hermanos y Palamides ahora están acompañados por un valioso elenco donde participan veteranos y jóvenes profesionales como Aura Rivas, Francis Rueda, Ludwig Pineda, Luis Domingo González, Livia Méndez, Maria Alejandra Tellis, Citlaly Godoy, Marxlenin Cipriani, Marcela Lunar, Jean Manuel Pérez, Arturo Santoyo, Costa Palamides y Yordano Marquina, pertenecientes el elenco estable 2018 de la CNT.
Su director y versionista Costa Palamides dice que le regocija realizar esta temporada de Troyanas nuestras porque eso significa que la CNT si está creando un repertorio teatral de primer nivel. “Debo decir que la fusión escénica de tragedias clásica, como son TroyanasHécuba Agamenón se hizo esta vez para su participación el Festival Internacional de Teatro de Caracas 2018 con un lleno absoluto en el Teatro Principal. No podemos olvidar que el público ha sabido apreciar el contenido de identidad nacional puesto que en esta obra se sincretizan diferentes tradiciones dancísticas y rituales venezolanas”. 
El montaje de esta segunda temporada en Caracas hizo necesario una reformulación con las actrices y actores del elenco estable la Compañía Nacional de Teatro   y también se ha conseguido adaptar nuevas marcas temporales y espaciales. La principal premisa ha sido mantener un repertorio para consiguientes representaciones en circuitos teatrales y festivales nacionales e internacionales”. 

MEDEA URUYUAYA
La Medea, según la autora Mariana Percovich, cuenta las vicisitudes de una humilde mujer, una campesina que asesinó a su hija mientras dormía, para saciar sus celos porque su marido la ha abandonado para irse con otras mujeres. Es un suceso que ocurrió en Cerro Chato, Uruguay, el cual ha sido transformado en toda una tragedia. Ahí, gracias a la sencillez del dispositivo y sus movimientos se convierte en un rancho móvil, el cual busca acercar al público a las contradicciones que implica ahogar la propia creación. El elenco está conformado por un colectivo de investigación, un grupo de artistas independientes de reconocida trayectoria como Marisol Martínez, Hany Rivera, Sandra Moncada, Randimar Guevara y Luz Dary Quitian.
Podría reiterarse que es todo un crimen pasional, según una visión posmoderna, de Percovich, que le debe mucho a Seneca, Eurípides y Henar Muller, cuyos textos plasman la historia de la asesina confesa de Cerro Chato (Uruguay). Ahí se enseña como la madre, Medea, mata por venganza, la historia de la traición, del desamor de Jasón. La puesta en escena es un tránsito por lo femenino, desde lo femenino, por el sexo, por nuestra realidad, por el delirio. Es, pues, un montaje sencillo pero convincente de como la dramaturgia griega sobrevive a través de los tiempos y permite alteraciones para que sea más acercada a los públicos de América latina. Una muestra además del talento de la directora Marisol Martínez.
FIGURAS MITICAS
Y mientras aquí en Caracas se disfruta de estos dos montajes, la directora española Carme Portacelli, quien montó Troyanas en Europa, asegura que “es evidente que los mitos griegos siguen haciendo oír su voz en la sociedad: en la pintura, en las representaciones teatrales, en la literatura. Sus figuras míticas, con el transcurso de los siglos, adquieren nuevos rasgos, por parte de los autores, al situarlos en la sociedad en la que vivimos”.
Ella afirma que las tragedias muestran un orden y la relación entre el individuo y la sociedad, entre el orden individual y el colectivo. Muestran ese pecado contra el bienestar social que ha creado el individuo cuando se deja llevar por sus sentimientos más brutales, sus miedos, su arrogancia, sus celos...“Hoy seguimos viendo cómo las mujeres son seres de segunda categoría a las que no importa excesivamente lo que les suceda: después de cada guerra, e incluso durante la guerra y sin guerra, a las mujeres se las viola reiteradamente, se les falta al respeto, se las maltrata sin ningún respeto, sin ni siquiera temor a las leyes que prohíben la violencia... No pasa nada, sus problemas, sus sufrimientos siempre quedan en la cola, siempre hay problemas más importantes: los niños, el hambre, los refugiados...”

domingo, junio 10, 2018

42 años fotográficos de Carlos Germán Rojas


Con la exposición del fotógrafo venezolano Carlos Germán Rojas, titulada Mirada Fotográfica 1976-2018, la Universidad Bicentenaria de Aragua (UBA) reinaugurará su galería de arte, el próximo 15 de junio a las 11 de la mañana con el nombre de la gerente cultural y directora de este espacio Ydelisa Rincón González,  en el marco de la celebración de su 32° aniversario.
Bajo la curaduría del arquitecto  Alberto Asprino y la organización de Ydelisa Rincón, la exhibición ofrece un recorrido por la obra de Carlos Germán Rojas en sus 42 años de trayectoria, y está conformada por cinco visiones que el artista ha desarrollado a lo largo de su carrera: La Ceibita , que ha caracterizado su lenguaje de lo urbano; Trato y Retrato  donde lleva al espectador a un importante recorrido histórico y muestra los rostros del arte venezolano; Historias desde el Sol: La Guaira 1981 se vincula con la visualidad del tradicionalismo que caracteriza el arte en el país; Instalaciones Imprevistas donde juega con los contextos de las imágenes tomadas para crear nuevos conceptos iconográficos; y Desde Aquí que presenta una reconstrucción de la ciudad en silencio, con un vacío inherente e incertidumbre del futuro de sus habitantes; según afirma Ydelisa Rincón en el texto que acompaña la muestra.
A juicio de la Rincón, la fotografía de Rojas “aborda el contexto venezolano, sin nostalgias, sin buscar reivindicar, o provocar una reflexión lastimosa por parte del espectador, una obra que tampoco busca conmover las fibras del espectador de manera negativa, al contrario, le entrega un trabajo del hábitat en un contexto que convive con la cotidianidad, todo esto sin etiquetar en ninguna manera la esencia del habitante”.
Carlos Germán Rojas (Caracas, 1953) posee una amplia trayectoria artística durante la cual ha exhibido sus fotografías en diversas muestras, tanto en Venezuela como en Italia, México, Cuba, Brasil, entre otros países. Rojas ha realizado una de las más completas series de retratos de artistas y fotografías de obras de arte, unido a una indagación sobre la iconografía social a partir de enfoques personales. Su obra se encuentra en colecciones de la GAN, MAC, MAO, MBA, Museo Francisco Narváez y Museo Soto.
La obra de este artista se estará presentando hasta ell  28 de septiembre de 2018, de 8:00 am a 12:00 pm y de 1:00 pm a 5:00 pm, en la Galería de Arte Ydelisa Rincón, de la Universidad Bicentenaria de Aragua (UBA), ubicada en la Avenida Universidad, Sector Providencia, Municipio Santiago Mariño. La entrada es libre.
Gauba toma el nombre de Ydelisa Rincón
Por decisión conjunta del consejo universitario de la Universidad Bicentenaria de Aragua, presidido por el rector Basilio Sánchez Aranguren, la Galería de Arte GAUBA llevará ahora el nombre de Ydelisa Rincón, en reconocimiento a su labor desarrollada en el área artística y cultural a nivel regional y nacional y los aportes ofrecidos a esa casa de estudios.
Apasionada, visionaria e incansable, son algunos de los calificativos que describen a esta mujer que ha hecho de la Gerencia Cultural; un modo de vida, convencida de que a través del arte, se afirma la identidad del Ciudadano. Rincón ha sembrado y dejado huella en una generación de relevo, a la cual ha enseñado a persistir y perseverar,   hasta conseguir sus sueños.
Licenciada en Artes Visuales y Museología, destacada gerente y promotora cultural, Ydelisa Rincón ha desempeñado durante más de 30 años de trayectoria, numerosos cargos en instituciones culturales. Ha sido Directora de la Galería Municipal de Arte de la Alcaldía del Municipio Girardot, Directora del Museo de Arte de Contemporáneo de Maracay Mario Abreu, dirigió la Galería de Arte Carelis, fundadora de la estructura organizativa y física de la Dirección de Cultura, Prensa y Relaciones Institucionales de la UBA (DCULPRI) y Directora de la misma desde febrero 2014 hasta el 15 de marzo de 2018.
Bajo su gestión se inauguró el 21 de julio de 2016 el edificio que sirve de sede para el Proyecto Cultural UBA, con la Galería de Arte (GAUBA) con más de 500 mts, adaptada a la museología contemporánea, para impulsar las Artes Visuales, no solo dentro de la comunidad ubista, sino también a nivel regional y nacional. Igualmente ha recibido reconocimientos entre ellos: Profesor Honoris Causa de la Universidad Bicentenaria de Aragua, Condecoración Samán de Aragua. Gobernación del estado Aragua, Condecoración Luisa Cáceres de Arismendi. Gobernación del estado Aragua, Orden Ciudad de Maracay en su Primera Clase. Alcaldía del Municipio Girardot, está incluida en el Libro Identidad Venezuela 1000 Rostros, entre otros

jueves, junio 07, 2018

Un sótano tropical en Parque Central

Baile,música y teatro,

Tropical es un novedoso espectáculo de la agrupación   “Igual a Uno Teatro”, centrado en la historia de dos bailarinas comediantes, quienes emprenden un viaje a través de la búsqueda de su propio nombre y, a partir de ello, de la búsqueda del ser. Se estrena este viernes 15 de junio a las 5:00 pm, pero continuará en temporada por tres fines de semana: sábado 16, viernes 22, sábado 23, viernes 29 y sábado 30 del mismo mes de junio siempre a las 5.00 pm, en la Sala de Teatro La Rampa en Parque Central (antiguo Teatro Altosf) Sótano 1, Edificio San Martin. Más información por el teléfono 0212-5781384 y el correo: larampasaladeteatro@gmail.com .
Explica el autor y director de Tropical, Jose Gregorio Magdaleno, que “es una búsqueda para descubrir quiénes somos, frente a unas maneras, unas formas impuestas en nuestros propios comportamientos. Entonces nosotros como espectadores podemos conocer lo que podría ser el cliché, la iconografía de lo tropical, es decir, por ejemplo, los mambos, los bailes, los merengues, las cumbias, que de alguna manera signan una manera de ser y que nos contrastan en nuestra mirada interior”.
Magdaleno, autor y director, con más de 40 años de trayectoria artística, tiene una visión muy personal sobre el arte y la vida, y ahora en Tropical ha trabajado para llevarle al público en general una pieza que lo hará plantearse la razón sobre el ser, su origen y verdad; siendo su principal objetivo encontrarse con la complejidad y singularidad del ser humano.
Informa Magdaleno que, con aproximadamente dos años de exploración, continuo entrenamiento, preparación y búsqueda de las verdades de cada interprete, se ha logrado conformar el elenco de dos valiosas actrices, Osleyda Pérez y Yarumí González, quienes comparten en la última etapa de su trabajo con el actor Amílcar García.
 “Igual a uno Teatro” es una agrupación nacida en el 2016, hace vida en la Sala de Teatro La Rampa, tiene como norte la búsqueda de un desarrollo estético fundamentado en la posibilidad creadora de los seres humanos como capacidad única para un desarrollo intelectual y espiritual, armonioso y creciente; esta agrupación se dedica a mostrar historias, eventos y sucesos humanos hilados por la búsqueda del significado del ser, a través de la propia búsqueda expresiva del actor o actriz.
Si quieres reír, llorar, bailar, sorprenderte, reflexionar y descubrir lo que es para ti Tropical, no dejes de asistir a esta obra que de seguro querrás ver todas las veces que sea necesario.



DIVERSIÓN Y REFLEXIÓN¿Conspiración contra viejos y viejas?

Teatro y muñecos en escena por una pareja de viejos

La vejez es antesala de la muerte por razones biológicas. Pero por excesos sentimentales o porque no hay suficientes actores mayores no se le utiliza en Caracas con mayor frecuencia temática en sus espectáculos teatrales, pero en esta Tierra de Gracia, donde todo cambia cada 24 horas, y no es un chiste, ya asoman dos o tres montajes, al parecer por el reflejo del espectáculo español o la cartelera de Buenos Aires. ¿O será que nuestros teatreros descubrieron o asumieron que cada día que pasa también marchan hacia la senectud?
Hemos escrito, y lo reiteramos ahora, que la vejez es un inevitable proceso individual que se vive en contextos y en sociabilidades determinadas. No es lo mismo ser anciano que anciana, no es lo mismo tener recursos económicos o no tenerlos, tener o no tener acceso a la cultura. Estas y otras variables conceptuales dibujan una vejez distinta que depende de muchos factores diferentes, tal como  Simone de Beauvoir, lo plantea en su libro La Vejez (1970), donde parte de una visión concreta de la vejez: el problema de la marginación que padecen los ancianos como un elemento de discriminación que hay que superar, porque es injusto que las personas mayores resulten arrinconadas, silenciadas, al imponerse el criterio que rige la vida moderna: el de la productividad, que atrapa y hace infelices tanto a jóvenes como a ancianos.
Simone De Beauvoir al escribir sobre la vejez lo hace para romper “la conspiración del silencio” y criticar a la sociedad de consumo que trata a los ancianos como parias, quienes al no tener fuerza económica, acaban por no tener derechos, y ni siquiera se les reconoce la capacidad de tener sentimientos. En ellos el amor, los celos parecen odiosos o ridículos, la sexualidad repugnante, la violencia irrisoria. Deben dar ejemplo de todas las virtudes. Ante todo se les exige serenidad; se afirma que la poseen lo cual autoriza a desinteresarse de su desventura. Esta percepción es un fracaso de toda la cultura. Que durante los 15 o 20 últimos años de su vida un hombre no sea más que un desecho es prueba del fracaso de nuestra civilización”.  
NOTICIAS DESTACADAS
Y lo reiteramos ahora porque los viejos  y las viejas  de Venezuela han sido noticias destacadas en los medios informativos nacionales e internacionales, no  solo porque salieron a la calle para exigir pacíficamente  el respeto y el cumplimiento de sus derechos y sus beneficios, sino porque el teatrero José Jesús González, como antes lo hizo Gerardo Blanco, han realizado, o preparan, sus artísticos tributos a la ancianidad, que también es para los recuerdos y a la esencia de la vida misma, al escribir y producir la comedia  Par de viejos, estrenada y aplaudida durante el pasado VIIFITCs2018, y Noche de Guardia, a mostrarse desde el 15 de junio en el Espacio Plural del Trasnocho Cultural; pero antes, Blanco  en el mismo escenario plasmó su texto Nos vemos el miércoles, donde de manera jocosa revela  la historia de tres mujeres mayores, quienes viven, o esperan sus mutis, en un ancianato y se reúnen cada miércoles para tomar el té y sumergirse en esos recuerdos que diariamente se les repiten, hasta que no puedan más.
DOS VIEJOS EN ANCIANATO
Par de viejos, que después se presentó en la sala La Viga, del Centro Cultural Chacao, cuenta con los primeros comediantes José Francisco Silva y Magalys Álvarez. Es una estrujante comedia dramática sobre una singular pareja de artistas de avanzada edad, Gabriel, viejo actor retirado especialista en Shakespeare, y Antigua, una titiritera-marionetera. Ambos cómplices en el arte y en la vida, se congregan en el generoso espacio de su dormitorio en un asilo para ancianos,  y usando sus discapacidades, sus pesares y aciertos, sumados a sus amores y miedos, con sus recuerdos y desencuentros; se reúnen para rememorar glorias pasadas y así evadir su cruda realidad. Festejan, como pretexto, durante una noche de Navidad, perdida en las brumas de sus recuerdos, y esperan la llegada del unigénito, un caballero que ahora es el gobernador de la comarca, quien puede llegar o dejarlos esperando, cual si fuesen personajes ionescanos.
González considera que su pulcro y bien escrito espectáculo Par de viejos no es más que un homenaje al adulto mayor, seres olvidados “especiales y queridos que nos dieron tantos en sus años de productividad; es una revisión al pasado, mí homenaje a Shakespeare y a la hermandad en la cual creo y práctico”. 
MICROBIOGRAFIA 
González lleva 25 años en el teatro. Se inició en la Escuela de Arte Dramático de Maracay con maestros como Roció Rovira, Alejando Bastidas y Mariozzy Carmona, entre otros. Decidió venirse a Caracas y aquí avanzó en su formación en la Escuela de Artes de la UCV, con maestros como Isaac Chocrón, Xiomara Moreno, Ugo Ulive, Leonardo Azpárren, Orlando Rodríguez. Simultáneamente egresó de la Escuela Juana Sujo, donde encontró el apoyo de maestros como Gilberto Pinto, José Gabriel Núñez, Esteban Herrera, Orlando Rodríguez entre otros y esa etapa finalizó con el Séptimo Taller de Formación Artística del grupo THEJA de la mano de José Simón Escalona, Rosalio Hinojosa, Javier Vidal y Angélica Escalona. Grandes experiencias que marcaron su formación para llegar a lo que hoy en día es su mayor logro: consolidar su agrupación Teatro del Encuentro, que este año celebrará sus dos décadas en la escena nacional.
 Desde los 17 años me ha cautivado tanto la dirección como la dramaturgia y me siento muy a gusto en ambas posiciones. Me apasiona crear, soy muy inquieto, mi amor eterno es el teatro, aunque me nutro siempre del cine, la música y las artes plásticas. Un director y un dramaturgo deberían ser unos apasionados del conocimiento”. 
González considera que “el teatro no escapa de la realidad de mi país; vivimos en una cuerda tensa y así habitamos en las artes escénicas, muchas veces desprotegidos, sin políticas culturales. Hace muchos años no disfrutamos de unos verdaderos subsidios de cooperación cultural. El precio de las producciones es incalculable y ninguna agrupación actualmente tiene para costear dignamente su realización. Pero seguimos luchando, creando; los que aún apostamos a un mejor país; aquí hay mucho talento, muchos creadores con ganas de mostrar. La dignificación depende de nosotros, de unirnos como gremio y hacer respetar nuestros derechos como creadores  y hacedores de sueños,   deberían de  darle espacio a agrupaciones que honren la creación y la investigación, no solo el teatro ligero, tenemos que ser serios a la hora de asumir nuestra profesión, el teatro es un hecho social, que de uno u otra forma debería transformar al espectador al salir de cada función  y actualmente  en nuestro país es  uno de los pocos medios para decir verdades”.
PIEZAS RARAS
 Después de ver Par de viejos y compararla con Nos vemos el miércoles debemos reconocer son piezas raras para el contexto teatral venezolano, donde esos argumentos centrados en la vejez no se tocan sino como para hacer torpes chiste. Pero que resulta que ahí se propones unas reflexiones sobre el abandono voluntario o involuntario a que se someten  a los ancianos  y además se propone una revisión sobre la esencia misma de la amistad como uno de los vínculos más hermosos que podemos cultivar, un soporte para la  vida, y la cual en la vejez cobra una importancia capital. ¡Ya los griegos lo escribieron y nos legaron sus piezas!
El espectáculo Par de viejos, que no supera los 70 minutos, es una exhibición de técnicas actorales por parte de los dos veteranos comediantes que ahí se presentan. Hay humor de principio a fin, pero también hay un no-sé-qué que obliga a reflexionar o aceptar de inmediato, ya que la unica forma de no llegar a viejo es morirse antes y eso no es precisamente lo que se desea, porque el ser humano  se auto engaña  con una eternidad que no existe ni existirá por ahora. Ver un actor viejo encarnando o a un atormentado personaje viejo es conmovedor a grado extremo, además de que exige de unas técnicas y unos dominios histriónicos respetables, como nos sucedió con José Francisco Silva y Magalys Álvarez. Verlos y aplaudirlos con sumo placer, es preguntarnos: ¿y para dónde vamos? De verdad que la respuesta se rechaza tácitamente…pero se admite al salir a buscar el vehículo y haber perdido, momentáneamente, su ubicación.
Recordamos que “en la gerontología social se afirma que la presencia de los mayores en manifestaciones artísticas, como el teatro, es una manera de remover pensamientos, recuerdos y sentimientos. Revivir a través del teatro, hechos y vivencias cercanas a nosotros y a nuestros ascendentes es equiparable, en muchas ocasiones, a ordena y sacarle el polvo al baúl de nuestros recuerdos”.

miércoles, junio 06, 2018

Nuestras Troyanas han regresado


El espectáculo Troyanas nuestras fue un éxito de público y de crítica para la Compañía Nacional de Teatro (CNT) durante la  temporada caraqueña del 2017 y ahora regresa al escenario del teatro Alberto de Paz y Mateos, desde este viernes 8 de junio. Durante tres fines de semana.
Hay que recordar que Troyanas nuestras es una novedosa y trasgresora propuesta del director, autor y actor Costa Palamides, estrenada durante la temporada 2017 de la CNT con su elenco estable. Se trata, pues, de una adaptación dramatúrgica de cuatro piezas fundamentales del teatro trágico griego, a saber: Troyanas Hécuba de Eurípides, Agamenón de Esquilo y Electra de Sófocles.
Costa apunta que la metáfora de Troyanas nuestras con todas esas mujeres conquistadas, esclavizadas, desplazadas, martirizadas y explotadas en tierra extranjera, calza sin duda alguna, en una visión “nuestramericana” que cuenta además, con fragmentos de dramaturgos latinoamericanos quienes redimensionaron el mito griego como también la palabra de grandes poetas de nuestro continente que se extiende desde Nehualcoyotl (México) hasta Cintio Vitier (Cuba) pasando por Sor Juana Inés de la Cruz (México), Pablo Neruda (Chile), Aimé Cesaire (Martinica), Ramón Palomares (Venezuela), José Manuel Roca (Colombia), Pedro Mir (República Dominicana) y Otto René Castillo (Guatemala), todos musicalizados por su hermano  el compositor Pantelis Palamides.
Costa advierte que es la primera vez que la CNT encara la tragedia griega antigua, génesis del teatro, y lo hice a través de una tetralogía que aspira trascender a las limitaciones del tiempo y el espacio. En este esfuerzo creativo de los hermanos y Palamides ahora estarán acompañados por los aportes de Carmen Ortiz (coreografía), Lina Olmos (vestuario), Julia Carolina Ojeda (montaje vocal), Oscar Salomón (elementos escenográficos) e iluminación (Gerónimo Reyes). 
Con  un valioso elenco donde participan veteranos y jóvenes profesionales como Aura Rivas, Francis Rueda, Ludwig Pineda, Luis Domingo González, Livia Méndez, Maria Alejandra Tellis, Citlaly Godoy, Marxlenin Cipriani, Marcela Lunar, Jean Manuel Pérez, Arturo Santoyo, Costa Palamides y Yordano Marquina, pertenecientes el elenco estable 2018 de la CNT:
Su director y versionista Costa Palamides dice que le regocija realizar esta temporada de Troyanas nuestras porque eso significa que la CNT si está creando un repertorio teatral de primer nivel. “Debo decir que la fusión escénica de tragedias clásica, como son Troyanas, Hécuba y Agamenón se hizo esta vez para su participación el Festival Internacional de Teatro de Caracas 2018 con un lleno absoluto en el Teatro Principal. No podemos olvidar que el público ha sabido apreciar el contenido de identidad nacional puesto que en esta obra se sincretizan diferentes tradiciones dancísticas y rituales venezolanas, tales como los Turas, Vasallos de la Candelaria, Diablos Danzantes de Naiguatá, Tamunangue larense y Cantos a San Juan con la palabra fecunda y antibélica  no sólo de Eurípides y Esquilo sino también de grandes poetas y dramaturgos latinoamericanos y venezolanos  como Ramón Palomares, Pablo Neruda, Cintio Vitier, Gustavo Pereira, Marco Antonio de la Parra, Elio Palencia, Peky Andino Moscoso, Jose Antonio Ramos Sucre, Eugenio Montejo, Aime Cesaire, Luis Alberto Crespo, Blanca Varela, Luis Pales Matos y Eduardo Galeano entre otros”. 
Explica que “este trabajo de dramaturgia fue presentada con gran éxito como Ponencia Dramatizada en el Congreso Latinoamericano sobre Violencia, Cuerpo y Territorio: Cartografías materiales y simbólicas, realizado en la UNAM de Ciudad de México en Octubre del 2017, donde pudimos acudir.  El montaje de esta segunda temporada en Caracas hizo necesario una reformulación con las actrices y actores del elenco estable la Compañía Nacional 2018 y también se ha conseguido adaptar nuevas marcas temporales y espaciales. La principal premisa ha sido mantener un repertorio para consiguientes representaciones en circuitos teatrales y festivales nacionales e internacionales”. 
 Puntualizó que todo esto ha sido posible por la constitución de un equipo creador liderizada por Carmen Ortiz en la coreografía, Gerónimo Reyes en la iluminación, Pantelis Palamidis en la composición musical de 20 canciones originales, Julia Carolina Ojeda en la maestría de canto, Lina Olmos en el diseño de vestuario y Caramillos Artigas en el concepto escenográfico. “Todo lo cual nos ha permitido un espectáculo que durante una temporada de mes y medio plenó con sus aplausos al Teatro Nacional entre julio y agosto del 2017.  Experiencia que ahora pensamos repetir. A manera de despedida, debo decir que estamos muy orgullosos de representar esta obra en el teatro que perpetúa el nombre del teatrero de Alberto de Paz y Mateos, gran amante de la tragedia griega que en 1955 montó la primera Electra de Sófocles en Caracas y además llevó a escena piezas importantes de quien fuera su maestro: Federico García Lorca, de quién el pasado 5 de junio se cumplieron 120 años de su nacimiento. En Troyanas nuestras, uno de los momentos más desgarradores de Andrómaca tiene la rúbrica poética del gran Federico: "Si tu oyeras a la amarga adelfa sollozar, ¿qué harías, amor mío? Suspirar. Si tú vieras que la luz te llama cuando se va, ¿qué harías, amor mío? Pensaría en el mar. Si yo te dijera un día, te amo, desde mi olivar. ¿Qué harías, amor mío? Clavarme un puñal”.



lunes, junio 04, 2018

Cine venezolano de la diversidad llega a Madrid

Arepita Diablito

A partir del 8 de junio, Madrid acogerá  un evento que, hasta ahora, había tenido lugar en Caracas a través de sucesivas ediciones: el Ciclo de Cine de la Diversidad, una iniciativa motorizada por el cineasta venezolano John Petrizzelli y que ha recibido el respaldo de diversas personalidades e instituciones.
El ciclo responde a distintas motivaciones: por una parte, procura proyectar  ante el público español el trabajo cinematográfico que se realiza en Latinoamérica y, por otra, pretende contribuir a lograr una creciente comprensión y respeto hacia las diversas  orientaciones sexuales e identidades de género. También  responde, por parte del  Far Home Group, la cadena en cuyos espacios se desarrollará el ciclo, a mantener vinculada la vida de sus alojamientos  con la ciudad, facilitando  que  los huéspedes sintonicen  con el entorno.
El evento se desarrollará a través de tres cines foros, cada uno nucleado en torno a una situación diferente.
 La primera sesión, que tendrá lugar el 8 de junio, inaugurará la muestra con un invitado de lujo: el director  Miguel Ferrari, quien acudirá para presentar su laureada película Azul y no tan rosa, una historia que gira en torno a la homosexualidad  masculina.  La película ha despertado particular interés entre los españoles, ya que recibió el Premio Goya a la Mejor Película Iberoamericana en el año 2014, pero ése es solo uno de los 21 premios a los que la cinta se ha hecho acreedora. Ferrari, graduado en Dirección Cinematográfica en Madrid, ha recibido también numerosos galardones como actor, guionista y productor.
Extraterrestres, una coproducción portorriqueña- venezolana, con la participación de Prakriti Maduro y Elba Escobar, será el centro de la discusión moderada, en esta segunda sesión, por Verónica Rotondaro y el propio Petrizzelli, periodista, guionista y director de cine egresado del  Departamento de Cine y Televisión de la Escuela de Artes de la Universidad de Nueva York. Desde entonces, su trabajo ha sido reconocido en incontables  oportunidades a través de numerosos premios. Por su parte, Rotondaro está  formada en cine, televisión y publicidad, y es egresada del Spéos Institute de Paris, en la especialidad de fotografía. Ambos  reflexionarán acerca de la película de Carla Cavina,  “una historia sobre dos chicas que planean su boda, una familia conservadora, muchos pollos y algunas estrellas, donde los únicos extraterrestres somos los seres humanos”.
La tercera y última sesión estará  constituida por dos estremecedores documentales de Argelia Bravo: Las Trochas y Pasarelas Libertadoras, que describen la trayectoria vital de  algunos transformistas y transexuales y la forma en que viven  en las calles de Caracas. Presentará el programa, en esta oportunidad, Óscar Espinoza, mejor conocido como Arepita Diablitos, periodista y cantante venezolano afincado en Madrid y dedicado al mundo trans desde hace 12 años. Le acompañará la reputada guionista Annie Van der Dys, egresada de la  Escuela Internacional de Cine y Televisión de La Habana.
El  equipo conformado por Axa Milá de La Roca, Linda D’Ambrosio y el diseñador Renzo Pineda  ha secundado a Petrizzelli en la conceptualización y organización del ciclo, que cuenta además con el respaldo de la Fundación Triángulo, Les Gai Cine Mad, Alianza Lambda, Infinito Films y  Chocolates Mantuano, que han prestado su apoyo irrestricto, de modo que  confluyen pluralidad y diversidad en el corazón del evento, en el que participan heterosexuales, homosexuales y trans provenientes del campo del cine, el periodismo, el  diseño y  la actuación.
La invitación es para los viernes 8, 15 y 22 de junio en la Calle Atocha nº 45, a las 20 horas. El aforo es limitado.