viernes, enero 23, 2015

Pirandello y Strindbger en teatro caraqueño

Luigi Pirandello, en versión caribeña,inauguro la muestra de nuevos directores. 
Luigi Pirandello y August Strindberg inauguraron el Festival de Jóvenes Directores del Trasnocho Cultural, el cual culmina  el 15 de marzo en su Sala Alterna. Sus piezas Seis personajes en busca de autor (1925) y La señorita Julia (1888)  fueron  razonablemente versionadas por Wilfrido Sierra y Jorge Souki y exhibidas por variopintos elencos, durante seis funciones. ¡Ya hay apuestas!
Seis personajes… es considerada la mejor pieza de Pirandello, quien ahí hace filosofía sobre el teatro y  propone innovaciones dramatúrgicas, llegando incluso a ser un auténtico instigador de la absurdidad teatral. La anécdota se centra en cómo los personajes de la  pieza El juego de los papeles asaltan un ensayo teatral e imponen todas sus necesidades y así consiguen los actores para que se conozca la saga de esa obra que el mismo Pirandello escribió. En su versión, Sierra reduce el texto para tropicalizar y hacer lúdico el montaje, utilizando temas musicales de Dámaso Pérez Prado, La Lupe, Gregorio García Segura, Susana Rinaldi y Chavela Vargas. Se destacan  todos los comediantes, pero resaltamos las performances de  José Antonio Barrios y Ángel Pájaro. La escenografía es mínima pero satisface. ¡Estética magra!
Strindberg nunca ocultó su misoginia y es por eso que La señorita Julia, además de su feroz crítica contra la sociedad sueca de su época, enfatiza el rol de la mujer que no se asume como revolucionaria o rebelde y trata de mantener las tradiciones heredadas. La versión de Souki se ubica en la Caracas actual y la ambienta en una fiesta de estudiantes, donde Julia se enamora locamente del  motorizado Juan y pretende comprarlo con joyas y dinero para llevárselo al exterior. Es una inteligente versión apuntalada esencialmente con pantallas de televisión y videos alusivos al romance de la pareja. Pero la fatalidad se impone y ella se suicida, dejando a Juan con su novia Cristina.
La versión es audaz y hasta novedosa, dentro de una ambientación realista, y tiene abundantes escenas eróticas, bien ensayadas por los actores José Ramón Barreto y Vanessa Morr, además de un importante rol secundario resuelto correctamente por María Fernanda Meléndez como Cristina. ¡Aplausos!
Una vez más el teatro propone al público mensajes moralizantes sobre la descomposición social de la familia burguesa por excesos moralistas de sus miembros y subraya cómo las conductas sexuales y los prejuicios conspiran contra la felicidad y la vida misma de los seres humanos. ¡Problemas en la escalera!

Así ha comenzado este plausible experimento del Trasnocho Cultural para aupar a otra generación de directores de escena. Quedan, pues, por verse seis montajes más durante las semanas venidera.¡Hay futuro en el teatro venezolano!

Nancy Zambrano Rivas recuenta la guerillla urbana

Nancy Zambrano Rivas (Héctor Castillo/UN)
Nancy Zambrano Rivas, a finales de 1961, cuando estudiaba en el liceo Andrés Bello, se involucró  en la lucha armada urbana contra el régimen de Rómulo Betancourt. Entre 1964 y 1968 estuvo recluida en el Cuartel San Carlos. Fue al exilio y al regresar participó activamente en las luchas comunitarias  y después en el proceso revolucionario bolivariano. No desertó.
Como su vida  es símbolo de lealtad y ha pasado por difíciles experiencias sin perder la condición humana que la caracteriza, según el periodista José Vicente Rangel Vale, recientemente publicó un estremecedor libro: Escritos de una combatiente de la guerrilla urbana en Caracas, el   cual ya está en las librerías, editado por la Fundación Juan Vives Suriá.
¿Por qué escribió este libro?
Consumí más de un año para  dos grandes logros. El libro y el proceso de tejer el libro, que hizo reencontrarnos a muchos de los que participamos como combatientes en la lucha armada urbana, y que formamos parte del destacamento Livia Gouverneur de las FALN. Aquellos conversatorios de los que fuimos protagonistas, sacar de adentro tantas cosas que muchas no habían sido dichas, y entender la parte humana, lo que ha sucedido desde entonces en la vida de cada uno, fue digno de haberlo vivido.  Y como está dicho en el libro lo que había comenzado como la escritura de mis vivencias se fue transformando en la historia del Livia Gouverneur, contado por los protagonistas.
Hay varias razones que me empujaron a escribirlo:  la experiencia de la lucha armada urbana estaba silenciada, los libros  sobre esa época se han restringido a las guerrillas rurales, había que reivindicar la gesta urbana. Otra razón que siempre me preocupaba era la omisión de la participación de la mujer en esa lucha, y más que escribir sobre esa participación,  ha escrito una mujer combatiente sobre  sus experiencias y  su visión, ¿qué mejor que eso?
¿Para qué?
Quiero que la nueva generación, que ha heredado los logros de Hugo Chávez, pero que no los ha luchado, por su juventud misma, sepa lo que otras generaciones fueron capaces de hacer por un sueño, arriesgando su vida, con una total entrega; entonces, si se pone en peligro este proceso,  ya no por correr tras un sueño sino por preservar lo logrado, haya que tensar toda la energía, y que sepan que otros pudieron, lo que hicieron. Y también para contar esa partecita de la historia desde sus protagonistas, muchos anónimos,  y  no desde interpretaciones de otros, de lo que se encuentra en la prensa, o de versiones a veces tergiversadas.
¿Satisfecha de lo que eso significó para su vida? ¿Lo volvería a hacer?
Más que satisfecha o no, se trata de si aquello valió la pena, el haber vivido esas experiencias del asalto al cielo, cómo lo llamábamos, era una generación que se la jugó en esa lucha por construir una sociedad con justicia, no era un discurso, se traducía en la acción, una acción para  construir una revolución. Y era importante porque se había vivido lo del 23 de enero que se tradujo en una oportunidad perdida, porque no estaba en la cabeza de nadie, de la izquierda, la idea, ni siquiera la posibilidad de la toma del poder, ni siquiera de participar en los niveles de decisión de la conducción del estado y este insurgir, entre el 61 y el 64 de los movimientos cívico militares, de las insurrecciones populares y los movimientos armados urbano y rural  fue una clara expresión del compromiso de esa generación,  mostró una voluntad inquebrantable. Tan solo por eso, aunque no hayamos logrado el asalto al cielo, valió la pena, alguien tiene que intentarlo. Después de analizar la derrota es difícil decir si se volvería a hacer de la misma forma, lo que sí podría decir es que ni reniego ni me arrepiento, por el contrario es motivo de orgullo.
¿Satisfecha de su publicación? ¿Qué comentarios ha recibido?
Es pronto. Apenas se realizó la presentación del libro en diciembre, en enero comenzó la distribución de ese tiraje, más bajo de lo previsto, y se espera que este mes salga otro emisión de otra imprenta.
 ¿Se le quedó algo que no escribió en su libro? ¿Haría otro libro?
Siempre queda. Me viene a la mente el comentario que me hacia un investigador francés, muy importante, en relación a un libro: que si no quedaban puntos abiertos, aristas sin tratar, era porque el tema no era interesante, no era trascendente.  Un poco es así en un libro que toca la vida en un momento y en un espacio tan turbulentos,  y aunque el libro no es histórico sino es más el resultado de incrustar las vivencias en lo histórico, ¡cuanto queda afuera! la vida es tan rica y tiene tantas aristas que queda afuera lo que en un instante parece no relevante, o lo que no puede salir de esos escondites tan inexplorados de nuestro yo interno. Pero por señalar uno,  de cada combatiente podría haber escrito un capitulo y no unos párrafos, aun cuando muchos están presentes, de distintas formas, en casi todo el libro. A algunos los conocí, de verdad, en este trenzar del libro.
¿Qué hace ahora?
He realizado, y seguiré realizando, si así me lo demandan, asesorías en el sector público, donde pueda contribuir sobre todo en dos aspectos, más allá de un proyecto especifico, el de la formación del personal, integral, y el de la eficiencia y eficacia, ya que la ineficiencia, muchas veces ligado a la ineptitud o desconocimiento por falta de formación, y la corrupción son los factores que agravan la guerra económica que causa, hoy por hoy, el mayor descontento de la población que se enfrenta a cualquier trámite o en cualquier acto cotidiano de la vida. Quizás allí se juegue más de lo que podamos apreciar.
¿Sobreviven padres y hermanos?
Nací en Mérida en el transcurso de un viaje de una mudanza familiar desde San Cruz de Mora, un pueblo cercano a Mérida,  hasta Caracas, siendo la menor de 9 hermanos, hoy 7, y mi madre nos acompaño hasta el 31 de octubre del 2004,cuando el día anterior esperaba salir a votar en una de las tantas elecciones por Chávez. Aquel viaje comenzó en 1943 y llegó a Caracas en 1945, en pleno desarrollo de la llamada revolución de octubre. Mi formación profesional está en el campo de la informática o de la computación, realicé mis estudios universitarios y la maestría en la UCV y el doctorado y postdoctorado en Francia, en París XI.


miércoles, enero 21, 2015

Dos teatreros venezolanos premiados en Nueva York

Pablo García Gámez,dramaturgo venezolano en Nueva York


El dramaturgo, poeta e investigador teatral, Pablo García Gámez y el actor Pablo Andrade, ambos venezolanos, se hicieron acreedores  de los Premios ACE 2015,  Mejor Teatro y Mejor Actor Drama, el reconocimiento más importante del teatro  hispano de Nueva York, que, anualmente, entrega  la Asociación de Cronistas del Espectáculo  en la Gran Manzana.

 Noche tan linda, una coproducción de las  agrupaciones  Pregones y Teatro Rodante Puertorriqueño de Nueva York contó, en esta edición del Premio ACE, con varios galardones: Premio de dramaturgia: Pablo García Gámez, Mejor actor drama: Pablo Andrade. Actriz de reparto más destacada: Idalmis García Rodríguez.  Actriz característica más destacada: Zaida Corniel.

NOCHE TAN LINDA

En  Noche tan linda, su autor, Pablo García Gámez, logra armonizar  un paralelismo entre el Caracazo y la vida del  protagonista  Macario/Camela Margarita”, (encarnado por Pablo Andrade),  un joven travesti que vive en un cerro caraqueño, que sueña con ser el mejor imitador de La Lupe, su ídolo,  oportunidad  que se le presenta la noche del 27 de febrero de 1989, en medio de las circunstancias políticas y sociales de la Venezuela de los años finales  de la década de los ochenta.

PABLO GARCIA GAMEZ

-¿Cuántos años en Nueva York?

-A Nueva York llegué hace 23 años.

-¿Qué  ha logrado en todo ese tiempo?

-En 23 años pasa de todo.  Desde pintar paredes hasta ser profesor universitario; desde el absurdo de la ilegalidad hasta la academia; en un espacio subjetivo, cambia la forma de percibir el mundo y percibirte a ti mismo.  El principal logro es que, independientemente de que las reafirmes o las deseches, pones en tela de juicio muchas cosas que habías aprendido.

-¿Satisfecho ? 

-No.  Siempre hay otro proyecto que quiero realizar.

-¿Repetiría de nuevo es  exilio y esa lucha para  para alcanzar metas?? 

-El exilio es una de las situaciones más complejas por las que puede atravesar un ser humano.  Es fuerte cuando debes decidir si salir o quedarte, pero viviendo en la alteridad.  Al formar parte de la diáspora, eres de aquí y de allá y a la vez no lo eres.  Vives en un estado liminal.  Cambia el panorama: por ejemplo, experimentas la xenofobia desde el otro lado, te conviertes en un otro. Tienes que tomar las riendas de tu vida y asumirte: se limitan los grises y si, por ejemplo, quieres que reconozcan la unión entre parejas del mismo sexo, tienes que ser partícipe.  Una de las cosas más particulares que me sucedió aquí, en Nueva York,  fue introducir una demanda a la Corte Federal para que reconocieran civilmente la unión de 24 años con mí pareja.  

-¿Cómo es la obra premiada? 

-En la sinopsis acoto que Macario es diferente.  A pesar de ello, logra el respeto de los vecinos del cerro caraqueño donde vive.  Aspira ser el primer artista del travestismo, lo que logra a pulso.  Su ambición es interpretar a la Yiyiyi, oportunidad que se le brinda la noche del 27 de febrero de 1989.Macario,que se asume como Camelia Margarita, tiene gustos anacrónicos para su momento (1989): adora a las divas del pasado sobre todo a La Lupe.  La pieza no sigue una estructura lineal sino arbitraria que comienza con los últimos momentos de Camelia Margarita y termina en su infancia.  Aparecen una serie de íconos caraqueños: el San Sebastián de Santa Capilla, Estelita del Llano, Tania, la Plaza Miranda, la arepera Alaska (donde trabaja Josefa, la madre de Macario/Camelia Margarita); se proyectan imágenes recogidas en youtube de ministros, policías, locutores de noticias que describen lo que sucede a partir del 27 de febrero.  Una relación notable es la que mantiene Josefa y Macario: como la madre se libera del habitus, de las formas que nos inculcan, y acepta a su hijo.  La ciudad es vista desde el cerro y muestra una organización comunitaria.  Además, se abordan aspectos de clase y raza.

-¿Reacciones ante la pieza?

-A mi pieza Noche tan linda se la abren los caminos cuando participa en el concurso Proyecto Asunción (2013). Gana el primer lugar; el premio es un workshop production, un montaje muy sencillo.  En el proceso, Noche tan linda se da el lujo de tener dos directores: Jorge Merced y Leyma López; el elenco, uno de los más sólidos empezando por Pablo Andrade; la madre fue Zulema Clares –extraordinaria actriz- y en esos toques de suerte, Idalmis García, quien trabajó en Conducta, la película cubana, hizo de Perla Marina y actores como Zayda Corniel, Carlos Alberto Valencia, Sandor Juan, Jesús Martínez, Erick González se dieron en cuerpo y alma. El resultado fue que el Teatro Rodante Puertorriqueño, en Nueva York,por supuesto, estuvo full durante las funciones.

-¿Por qué esas temáticas  sobre la homofobia y la discriminación?

-A pesar de reconocer que la discriminación por preferencia sexual está presente en muchas partes, debo señalar que la homofobia ha estado arraigada en la sociedad venezolana al punto de invisibilizarse.  A todo nivel.  Para muchos, lo primero que les viene a la mente cuando quieren agredir a alguien es gritarle ’Marico’  Hay personas que justifican tales actitudes diciendo que es parte de nuestra cultura; otros no reconocen cuán discriminadores son e invocan el lugar común de ‘hasta tengo amigos maricos’. A todo nivel, repito.   Lo que empieza a ser verbalizado termina proyectándose a niveles físicos y pasa a ser normal: en mis tiempos, muchos tenían como entretenimiento pasar por la avenida Libertador con el fin de agredir a los travestis; la opinión general era que los travestis eran personas a medias.  Cuando la víctima de un hecho de violencia es homosexual o lesbiana, muchos apelan a ‘él/ella se lo buscó’.  

-¿Qué otras obras tiene?

Tengo Blanco, con la que gané los premios Asunción (Teatro Pregones), HOLA y ACE.  Blanco tiene el honor de ser la primera pieza que ganó el renglón de dramaturgia en la historia de los premios HOLA y ACE.  La semana próxima estrenan Las damas de Atenea, producida por el Grupo TEBA de Héctor Luis Rivera, una cabrujada en la que las integrantes de un grupo cultural hacen esfuerzos por ser reconocidas por la comunidad de El Chuchube.  Noche tan linda pertenece a una trilogía sobre la noche y Caracas.  Las otras dos piezas son Oscuro  de noche, en la que un acto de violencia sobre un motorizado y la ligereza de algunos medios de comunicación cambian la vida de una familia y Vendrán tiempos mejores, la vuelta de un hombre a Caracas, luego de su exilio.

Blanco fue publicada por el Boletín de Teatro del Ateneo Puertorriqueño, Las damas de Atenea   impresa por Editorial Campana de Nueva York, y Oscuro de noche  la publiqué junto con unos amigos dramaturgos en Palabras acentuadas con el prólogo del profesor y dramaturgo granadino Antonio César Morón.

-¿Cómo sobrevive?   

-La pegaste cuando dices “sobrevives” porque ando corriendo todo el tiempo. Actualmente soy profesor adjunto en City College y Brooklyn College de CUNY. Soy profesor de español.  En este momento estoy organizando lo que será mi tesis doctoral, revisando y seleccionando material sobre piezas contemporáneas del teatro hispano que apuntan a la memoria colectiva: aquí también se sufre de amnesia… es lamentable que se sepa poco de la historia del teatro en español de Nueva York.  También soy voluntario en un proyecto de GED: doy clases a adultos para que obtengan su diploma de secundaria.

-¿Y qué pasó con Venezuela?

-Venezuela está ahí.  Siempre.  En los genes.  En el pasado.  En el futuro.  

PABLO ANDRADE

   Pablo Andrade,  quien  en  octubre de 2014,  obtuviera  el premio HOLA  por  Noche tan linda,  en Venezuela, fundó, a mediados de 2009, el Grupo Actoral Teatropeyo. Su vertiginosa carrera la inició con el grupo Amarillo #5, de la Universidad Simón Bolívar.  Realizó  estudios con los maestros Dimas González y Fermín Reina en el Taller de Exploración de la Actriz y el Actor sobre sí mismo.   Formación en expresión corporal y danza con Javier Álvarez, Dirección Teatral con Orlando Arocha y Guión Cinematográfico con Fernando Venturini y Carlos Esteban Orozco. En 2008, egresó de la Academia de Venevisión, de la mano de Felicia Canetti,  Oswaldo Marchionda y Héctor Manrique, de quien  también fue  alumno en el Grupo Actoral 80;   así  como de  Diana Volpe en Hebu Teatro,  en 2009.   

-¿Dónde nace  y cómo llega  a Nueva York?

-Nací en Barquisimeto y me crie en Caracas. En el 2010 tuve la dicha de ser invitado al The John F. Kennedy Center for Performing Arts' Cultural Visitor Program. Esa experiencia me dio una perspectiva del teatro que se está haciendo alrededor del mundo y especialmente Off-Broadway. Decidí mudarme a Nueva York a finales de 2011 y entrenar en el HB Studio. 

-¿Cómo ha sido su lucha para llegar a los escenarios?

-Yo descubrí mi vocación hace más de 10 años cuando me atreví a tomar clases de teatro. Desde entonces no he dejado de estudiar y todo lo que he hecho ha sido en función de este sueño. El camino del artista está siempre lleno de obstáculos, desvelos, incertidumbre y hasta hambre. Yo he disfrutado cada segundo de esa lucha y he aprendido a mantener la disciplina. Sé que mi vida está en el escenario y siempre que pueda mantenerme creando y luchando, seré feliz. 

-¿Cómo es su personaje en la pieza de Pablo García Gámez?

-Macario es un muchacho que lucha por ser aceptado como lo que es: una artista. Adopta el nombre de Camelia Margarita y emprende un camino de lucha por salir de abajo inspirado en su ídolo La Lupe. La historia me movió profundamente desde la primera lectura y representó un gran reto para mí. Es un personaje de muchos niveles, es carismático, vulnerable y aguerrido. 

-¿Qué planes tiene?

-Seguir creando. Este año sigo con el Teatro del Repertorio Español y tengo algunos proyectos que iré anunciando cuando venga el momento. Puede que incursione un poco más en la dirección. 

-¿Ya actúa  en inglés y para el público gringo?

-Pues sí. Parece que mi acento es atractivo para muchos personajes en inglés. He trabado en algunas obras de teatro, series web y films. Mis compromisos en el teatro hispano y mis estudios me han dejado poco tiempo para proyectos en ingles pero próximamente podré seguir explorando en esas aguas. 


sábado, enero 17, 2015

El cacique Sabino sigue guerreando

El cineasta Carlos  Azpúrua insiste en la batalla por los derechos humanos
Es un Quijote del siglo XX y todavía le quedan muchos entuertos en la centuria XXI para deshacer. Es el criollo, de origen vasco, Carlos Azpúrua, quien está orgulloso además de ser negro como los negros e indio como los indios, y por  eso ahora entrega su largo documental Sabino vive, basado en la vida del yukpa Sabino Romero, un luchador indígena asesinado el 3 de marzo de 2013, en la comunidad de Chaktapa de la Sierra de Perijá, en el estado Zulia, Venezuela.
¿Por qué y para qué ha retomado el tema indigenista?
Confieso que le llegué tarde a ese conflicto del pueblo indígena yukpa de Sabino Romero, un héroe de nuestros tiempos, quien, de una manera distinta al legendario cacique Guaicapuro, logró que sus luchas fuesen  registradas  por los videos, los cuales yo he utilizado para mi largometraje. De Sabino tenemos una gran cantidad de video grabados por colectivos audiovisuales de su tribu, quienes registraron visualmente  buena parte de sus luchas.
Mi filme es el resultado de todo un trabajo con los yukpas, con quienes realicé talleres sobre manejo de las cámaras, brindándoles así la oportunidad de formar parte de la reconstrucción de la historia y la lucha de quien fue en vida el cacique en la comunidad de Chaktapa.
Cuando yo llego al problema recuerdo que mucha gente me hablaba del problema de Sabino por la vinculación que he tenido con los problemas de nuestros indígenas, por las reflexiones que tengo o he realizado sobre las fronteras de mi país. Yo hice una obra cinematográfica, El bosque silencioso, sobre la explotación aurífera de las cuencas  hidrográficas del estado Bolívar, que es otro tema doloroso, pero que en definitiva es parte de esa lucha que tengo por mi país, un compromiso que implica mis reflexiones sobre las últimas fronteras patrias, donde están las comunidades indígenas y donde están las grandes reservas del patrimonio, además de la biodiversidad, como es el caso de la frontera amazónica. Yo viví seis años  en la selva para hacer mi trabajo sobre las nefastas Nuevas Tribus.
¿Por qué, con tantos temas que hay,  terminó eligiendo a los indígenas y lo que pasa en las fronteras?
Porque para mí ha sido muy importante mi reflexión sobre mi identidad. Saber de  dónde soy y de donde vengo, se me ha convertido es una  búsqueda existencial extraordinaria. Yo tengo origen vasco, porque casi todos procedemos de Europa, como lo fue Simón Bolívar. Pero no sé cuándo se me convirtió en una obsesión saber cuál era mi identidad como ser humano. Creo que eso comenzó en mi adolescencia y ha continuado hasta ahora, en la mitad de mi sexta década. Entiendo  que soy como venezolano y de origen español, por aquello que uno llama la genética histórica; pero soy más negro que un negro y más indio que un indio. Aunque sigo siendo vasco genéticamente, bailo tambor y viví en la selva, adoro a mi patria y soy venezolano. Y estoy  profundamente orgulloso de lo soy y de lo que he vivido.
¿Satisfecho por esa lucha o la búsqueda de su identidad?
Totalmente satisfecho, pero creo que todavía me falta algo. Creo que he ayudo a crear un movimiento incontenible por la identidad nacional con varias de mis películas, creo que mi legado es una suma de todas esas películas, con las cuales he crecido en lo humano y en lo político. No voy a enumerarte esos títulos pero tú sí les contarás a los  lectores de Últimas noticias que mis películas tiene una repercusión social. Y puedo decir que el cine que yo he realizado ha incidido sobre mi historia y sobre el país y, en especial, en todas esas luchas por el rescate de los aborígenes y de la identidad nacional. Todo eso ahora está presente en el articulado de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999.
Sí he crecido con mi trabajo. Soy otro hombre, y eso no me lo puede negar nadie. Y humildemente reitero que he contribuido al avance social y las reivindicaciones sociales de mi país. Y mientras esté vivo proseguiré con esa línea de investigación y difusión.
Mi cine, para decirlo, en pocas palabras, ha estado siempre vinculado con las zonas fronterizas venezolanas, especialmente sobre los problemas de las comunidades indígenas. Yo sí creo, y lo digo con humildad, que lo hecho ha influido o está penetrando la conciencia de mis compatriotas o conciudadanos. No he hecho un cine banal ni antihistórico. No tengo nada que  probar nada a nadie. Que vean mis películas y saquen sus conclusiones.
¿Qué pasa con “Sabino vive”?
Es una película sobre un gravísimo problema que afecta a la tribu de los Yukpa y espero que genere o provoque una reflexión sobre tal problemática. Mi film es muy complicado y muy complejo porque todo eso sucede en la frontera común con Colombia y a eso hay que agregarle el paramilitarismo, el sicariato y el contrabando de extracción, dentro de una geo-estrategia para desestabilizar al país. Todo eso se muestra en mi película. Todo comenzó porque mataron a un cacique, al sur del lago de Maracaibo, y desde entonces han matado a muchos más. Ahí hay un problema gravísimo sobre la tenencia de la tierra  y pululan las contradicciones por parte del Estado; hay nefastos intereses de los ganaderos y, además, está el problema de la minería, y múltiples violaciones de los derechos humanos. Por todo eso espero que mi película genere reflexiones y naturalmente controversias.
¿Qué fue lo que usted hizo?
Yo conecté todos esos temas y les di una coherencia narrativa fílmica. Lo que quiero con esta película es que contribuya a un debate o a un foro abierto  con el mundo académico, con los indígenas, con  el liderazgo del país, con el sector militar y con los organismos del Estado para comprender mucho más la geopolítica y la presencia colombiana por intermedio del paramilitarismo y el sicariato. No podemos quedarnos callados ante los 300 asesinatos registrados después de la declaración de la Ley de Tierras.
Y Sabino vive nace por una visita que hice al Zulia y a un diálogo muy intenso que tuve con el gobernador Francisco Arias Cárdenas, un hombre valiente a quien yo aprecio muchísimo, sobre lo que ocurría con el cacique yukpa Sabino.
¿Y qué pasó?
Escuché lo que me dijo y además todo lo que decía la gente zuliana. Incluso opté por irlo a ver y me cedieron su GPS y hasta me prestaron un helicóptero para ir a su tribu, porque como estaba amenazado de muerte lo estaban protegiendo. Sabino era un hombre amenazado por los intereses económicos y los intereses de los ganaderos, y estaba amenazado por paramilitares.
Fui al sitio, comencé a estudiar lo que pasaba, teniendo en cuenta la complejidad de la región del Perijá. Y le hice la última entrevista a Sabino, ocho días antes de que lo mataran. Él muere el 3 de marzo de 2013 y aquello me indignó tanto que fui a la Fiscalía General de la República para entregar esa entrevista el 5 de marzo, cuando muere en La Habana el comandante Chávez, donde Sabino dice porque lo quieren matar y además los nombres de sus eventuales  asesinos. Esa entrevista es parte del sumario probatorio iniciado por su asesinato.
¿Qué contiene la película?
No voy a contarla, hay que verla, pero debo subrayar que a partir de la entrevista que le hice a Sabino hice mi película como tal. Mi Sabino vive se alimenta de no menos de 500 horas de materiales grabados en la zona. Ahora vamos a exhibirla, para comenzar en 30 salas y en varios espacios públicos.
Mi Sabino vive “narra hechos que marcan una historia en la lucha de los pueblos indígenas por la demarcación y la autonomía de sus tierras sagradas ancestrales, la vida de su pueblo y la organización según sus usos y costumbres”, ha dicho el cineasta.
De nuevo, este quijotesco cineasta venezolano entra a la carga con un laborioso largometraje, pero él no descansa y ya tiene algo más complicado, advierte
BREVE FILMOGRAFÍA
Carlos Azpúrua (Caracas, 15 de enero de 1950) tiene en su haber  cortometrajes y largometrajes como Yo hablo a Caracas (1978) o Caño Mánamo (1983), o Amazonas, el negocio de este mundo (2006), luego de su  única comedia -Mi vida por Sharon o ¿Qué te pasa a ti? (2006)- lo hace con Saharauis, la última colonia de África (2008), que narra la tragedia de este pueblo y América tiene alma (2009). Continuó su compromiso con Guerras de cuarta generación (2009) y El 4F en la historia (2012), por los 20 años del alzamiento en 1992 del comandante Hugo Chávez Frías

Las tres mujeres del muerto

AUn generoso elenco para la pieza de Chacaito.
Arrancó la temporada 2015 en el Teatro Chacaíto, desde el 1 de enero, con el espectáculo Las tres mujeres del muerto, escrito por Manuel Bastos y Marianella Alonso, bajo la dirección de José De Souza, quien además actúa junto a Esther Orjuela, Maribel Zambrano y Sara Lárez, actrices que se turnarán con Betty Jass, Sheila Monterola y Marilyn Castro, semanalmente. 
Ignorar la importancia de esa sala (300 butacas),  ubicada  desde hace 48 años en la terraza del Centro Comercial Chacaíto es desconocer eventos vitales para el desarrollo del gusto teatral porque además ahí se explotó hasta la saciedad la temática gay, porque era la más aplaudida o solicitada por el público, tendencia que prosiguió no solo en ese espacio. Horacio Peterson, Jorge Palacios, Guillermo González y Jorge Bulgaris fueron los promotores de ese espacio privado que resultó útil para la cultura, ya que aupó, desde 1967, la creación en Caracas de un movimiento teatral comercial, financiado por las taquillas, el cual le disputaba, y aún continúa, los espectadores al teatro de arte o subvencionado por el Estado. A instancias del “modelo chacaítesco”, surgieron salas como Las Palmas, Los Cedros y Santa Sofía, para citar a las que sobrevivieron hasta los años 90, más el Trasnocho Cultural, la Torre del BOD, Escena 8, Teatrex, Premium y Urban Cuplé, creadas durante el siglo XXI.
El único empresario que continúa en Teatro Chacaíto es Jorge Bulgaris (1938), porque los otros abrieron “casa aparte”. Los historiadores analizarán reseñas sobre tumultuosas temporadas que ahí se hicieron, leerán algunos de los textos representados —el más exitoso La importancia de llamarse Andrés— y  revisarán la saga de intérpretes que debutaron y saltaron después a la televisión y el cine, o a otras salas.
Y como el Teatro Chacaíto no cerró en Navidad abrió este 2015 con Las tres mujeres del muerto, que además tiene una moraleja -El que mal actúa, mal le va- la cual desarrolla y da su mensaje aleccionador para mujeres y hombres quienes, por el placer  y el dinero, violentan todas las normas morales de una sociedad cristiana.

Los autores plasman  a tres damas que se reúnen en un bar para planificar la repartición de la herencia del caballero con quien se casaron a lo largo de 20 años. El argumento y sus truculencias son desopilantes y el final es abrupto: el difunto vuelve del más allá para llevarse las almas de sus compañeras de vida, quienes fallecen al consumir un licor envenenado. El montaje está en proceso de construcción. Las actrices bordan sus personajes y poco a poco los irán asumiendo porque son talentosas y además deben explotar mucho más sus performances con el público.  

sábado, enero 10, 2015

El sexo y la juventud revientan escenarios

Mimi Lazo presenta una ambiciosa producción

Sube el telón de la temporada teatral caraqueña 2015, la cual luce ambiciosa en cuanto  a la cantidad y la calidad de sus espectáculos. Su apertura será el jueves 15 de enero en el Centro Cultural BOD con Despertar de primavera, de Frank Wedeking, versión de la obra musical estrenada en Broadway, y el viernes 16 comienza el Primer Festival de Jóvenes Directores en el Trasnocho Cultural con ocho montajes  programados hasta el 15 de marzo. Hasta ahora las otras salas capitalinas no han anunciado sus estrenos.

WEDEKING. Luis Fernández, director de Despertar de primavera, recuerda que el texto, escrito en 1891, plantea la saga de un grupo de adolescentes que deben lidiar con su despertar sexual y sus preguntas existenciales, “en un entorno dominado por los castrantes valores tradicionales del pasado y la represión moral”.

Comenta que los conflictos clásicos de la adolescencia llevan a los protagonistas de esa ficción a luchar por sobrevivir y vencer los obstáculos que les imponen para alcanzar la realización individual. “La obra fue censurada en su momento por su franco tratamiento de temas controversiales como el despertar erótico en una comunidad represiva, el aborto, el suicidio y la violencia contra adolescentes. Todo eso lo subraya la versión que hicieron Steve Sater y Duncan Sheik, a la cual retitularon como Spring Awakening y fue un notable éxito de taquilla en el famoso Broadway.

-¿Se mantienen los costos del espectáculo?

-Hemos sido muy cuidadosos en mantener el presupuesto, por el orden de los 80 mil dólares, dentro de los parámetros que permitan la rentabilidad del proyecto.

“Esta versión musical, en tono de rock alternativo, sacudió Broadway y se ha convertido en una referencia dentro del género del teatro musical. Rompiendo esquemas y planteando temas normalmente reservados al drama teatral, Despertar de primavera dejó a críticos y público estremecidos, planteando un nuevo formato donde el teatro musical se permite cuestionamientos mucho más trascendentales que el mero entretenimiento. Y hay que verla para opinar, por supuesto.

-¿La utilización del rock puede frivolizar la obra?

-Por el contrario. La obra es muy dura y a la vez llena de belleza poética. La adaptación al formato musical es extraordinariamente ingeniosa. La música fue galardonada con un Grammy  y permite que sea más digerible por un lado y por otro da la oportunidad de ver a los protagonistas convertidos en estrellas de rock, de manera estremecedora y escénicamente muy potente.

-¿Oportuna su presentación?

-Desde luego que sí y le hemos dedicado un año de trabajo para montarla.  Despertar de primavera toca temas imprescindibles sobre los que no queda otra alternativa que poner la lupa cuanto antes y de la manera más directa y efectiva posible.

Se trata de la tercera  producción de la empresa “Broadway en español”, que  preside Mimi Lazo, con un elenco de 13 jóvenes comediantes  y dos actores veteranos: Diana Volpe y Luis Abreu.

OCHO SEMANAS La Fundación Trasnocho Cultural, con Solveigh Hoogesteijn, a la cabeza, decidió organizar y poner en marcha el Festival de Jóvenes Directores, el cual  se realizará durante ocho fines de semana, entre el viernes 16 de enero y  el domingo 15 de marzo del venidero 2015.

Buscan así atraer más espectadores interesados en ponderar las creaciones de ese grupo de  directores menores de 30 años, una especie de generación de relevo en un sector de las artes escénicas donde casi no hay nuevas figuras.

¿Tendrán estos directores la ansiada piedra filosofal que llenará de espectadores la sala Plural del Trasnocho Cultural durante los ocho fines de semana  programados? ¿El público responderá con curiosidad a las nuevas propuestas? ¿Y la crítica que dirá?

Todo es posible, lo único cierto es que desde los años 90, del siglo pasado, cuando Carlos Giménez organizó un festival de nuevos puestistas  nadie se había atrevido a convocar a las nuevas generaciones de teatreros , como lo está haciendo  ahora el Trasnocho Cultural .

Apostamos al éxito  de esta muestra porque suscitará polémicas y como es natural habrá más espectadores, atraídos por la novedad misma del evento.

OCHO DIRECTORES Este evento, con seis funciones de cada espectáculo  para un total de 48 representaciones, ha sido programado así:

 Wilfrido Sierra con Seis personajes en busca de autor de Luigi Pirandello: viernes 16 de enero (5:00 pm); sábado 17 y domingo 18 (4:00 pm); viernes 23 de enero (5:00 pm) y sábado 24 y domingo 25 (4:00 pm).

El mismo viernes inaugural, pero a las 8:00 pm: Jorge Souki revela La señorita Julia  de August Strindberg; 17 y 18 (7:00 pm); 23 de enero (8:00 pm); 24 y 25 (7:00 pm).

Daniel Dannery presenta Burkina Faso   de Daniel Dalmaroni; funciones: viernes 30 de enero (8:00 pm), sábado 31 y domingo 1 de febrero (7:00 pm); 6 de febrero (8:00 pm), 7 y 8 de febrero (7:00 pm).

Jan Vidal-Restifo se lanza como director con  La cantante diva, versión del texto clásico de Eugene Ionesco; estará en cartelera las mismas fechas que la anterior, pero en el bloque de 5:00 y 4:00 pm, respectivamente.

La  lección, de Eugene Ionesco, fue seleccionada por Leonardo Van Schermbeek; funciones: 13 de febrero (8:00 pm), 14 y 15 (7:00 pm); y 20 de febrero (8:00 pm), 21 y 22 (7:00 pm).

Las presentaciones se extenderán hasta el 15 de marzo  con Historia del zoológico, de Edward  Albee, dirigida por Pedro Borgo;  Prueba de fuego, del venezolano Ugo Ulive, a cargo de Catherine Medina.

Y el evento cierra con  Juanita Claxton, del criollo Gustavo Ott, en una creación de Lissy García.

No hubo posibilidad de averiguar el monto financiero de cada una de las ocho producciones participantes, pero cálculos conservadores  revelan que no superan el medio millón de bolívares, suma global que deberá ser cubierta por cada uno de los grupos que participan. Mientras tanto, Trasnocho Cultural cubre la promoción.

PREMIOS Un jurado  especial verá los ocho montajes y seleccionará a los dos mejores espectáculos, los cuales como premios tendrán sendas temporadas  de ocho semanas. La taquilla se repartirá equitativamente.
DOS TAQUILLAS La taquilla es fundamental para el teatro comercial ,el cual no tiene subsidios ni apoyos oficiales. Si no hay suficientes boletos vendidos, viene la ruina económica.De alli que el montaje de Despertar de primavera,durante su primera temporada tiene 11 funciones, pone a la venta 482  boletos por noche y sus precios van desde 793 bolivares hasta Bs. 1.520 en el Centro Cultural BOD. Por otra parte, el Festival de Jóvenes Directores tiene 48 representaciones pautadas para una sala de 100 sillas y el boleto cuesta 250 bolivares en el Centro Cultural Teatro Trasnocho.