martes, agosto 22, 2017

El Arcoíris sabatino del Tolón

La temporada de vacaciones representa una oportunidad para que las familias disfruten de actividades entretenidas y divertidas. Pensando en ello, Tolón FASHION MALL brinda opciones para que los pequeños y grandes de la casa se distraigan en un espacio confortable, mientras realizan sus compras, sin salir de Caracas.
 Desde el sábado 19 de agosto, la cita es a las 4:00 de la tarde para disfrutar del musical teatral El Arcoíris, interpretado por jóvenes de la Asociación Venezolana Síndrome de Down (AVESID) y los alumnos del Taller Experimental de Artes Integradas (TEARIN). La historia llevará a los visitantes al reino de Colorín Colorado, para transmitir un mensaje de unión y tolerancia.
 El sábado 26 de agosto se realizará un tributo a la cantante inglesa Adele, a las 4:30 de la tarde, en piso 2, Plaza Central del centro comercial operado por Fondo de Valores Inmobiliarios. En esta presentación, la talentosa Déborah Briceño interpretará temas de todos los discos de la reconocida cantante británica, brindándole al público una experiencia musical de altura.
 Además, quienes visiten el centro comercial disfrutarán de experiencias sensoriales mientras realizan su recorrido: Todos los jueves y viernes del mes de agosto, a partir de la 4:00 pm, se estarán llevando a cabo las “Tardes de Jazz”, que tienen lugar en Piso 5, con la presentación del saxofonista Giuseppe Cammisuli, para conectar el momento de compra con los sentidos de los usuarios.
 Tolón FASHION MALL además de ser un centro comercial enfocado en la moda, tendencias y estilo, también reúne interesantes actividades para la familia caraqueña, de manera que cada visitante viva una experiencia que conecte con todos sus sentidos, ofreciendo entretenimiento y momentos de esparcimiento para sus visitantes.
 Acerca de tolón FASHION MALL

Unidad de negocio operada por el Fondo de Valores Inmobiliarios (FVI), con 14 años de creación en la capital venezolana. Tiene una ubicación privilegiada en el corazón de Las Mercedes y cuenta con una ocupación total de sus locales comerciales, por marcas destacadas en el exterior y dentro del país. Enfocado en la moda, tendencias, estilo, gastronomía y entretenimiento. Para mayor información su página web es www.cctolon.com, y sus redes sociales IG y TW @tolon_fm, FB tolonoficial.

jueves, agosto 17, 2017

Cartas de amor de 8 amantes

Padre,madre e hijo mayor de la familia Vidal Restifo.
Vuelve a la escena teatral caraqueña el singular espectáculo Cartas de amor, de A.R. Gurney, donde se podrán conocer los deseos y aspiraciones, los sufrimientos y sueños de dos amigos, ella y el, a través de una relación epistolar de más de 50 años, que ha debido ser una historia de amor física, pero que el destino quiso separar, y sin embargo sigue vivo a través de cartas que transmiten emociones que se van consolidando a lo largo del tiempo a pesar de la distancia.
A partir del viernes 18 de agosto y hasta el 8 de octubre en el teatro Trasnocho Cultural el público podrá descubrir lo que revelan esas cartas de amor con la interpretación, en sucesivas presentaciones,  de cuatro parejas del Grupo Actoral 80. Esta puesta en escena conserva la dirección original de la recientemente fallecida directora teatral Miriam Dembo, bajo la supervisión de Héctor Manrique.
Cartas de Amor comenzarácon la pareja formada por Mariángel Ruiz y Héctor Manrique.  Las siguientes semanas protagonizarán los actores Julie Restifo y Javier Vidal; luego Prakriti Maduro y Sócrates Serrano para finalizar con María Cristina Lozada y Jorge Palacios. Todos ellos encarnarán a Melissa Gardner y Andrew Makepeace Ladd III, exquisitos personajes que desde su infancia se intercambian cartas, hermosa tradición que continúan en la madurez a pesar que sus vidas tomaron rumbos totalmente diferentes y aunque ambos pertenecen a la misma clase social de familias ricas y de muy buena posición.
El espectador irá conociendo sus vidas, el amor fraternal, espiritual, erótico, las diversas sensibilidades entre el hombre y la mujer, el desasosiego y la fragilidad del ser humano frente a la soledad y la importancia del valor de la pertenencia en la sociedad.  Cartas y postales de viaje repletas de esperanzas, ambiciones, sueños, victorias y fracasos son el hilo conductor de esta magistral pieza escrita originalmente como novela, pero al ser rechazada por la editorial The New Yorker, su autor Albert Ramsdell Gurney  se propuso reescribir el libro como una simple obra de teatro donde dos personas leen una serie de cartas mutuamente. Nunca imaginó que la obra se convertiría en finalista de los premios Pulitzer  y en la más exitosa de su carrera.
El Grupo Actoral 80 estará dirigido por Héctor Manrique con la asistencia de Gisela Rojas conservando las directrices de la fallecida Miriam Dembo como un homenaje a ella. La Producción General es de Carolina Rincón con el apoyo de María José Castro y el patrocinio de Duca D´Este, Muebles Mary Las Mercedes, Beauty Bar Peluquería y Unión Radio.
Funciones los viernes a las 8:00 p.m., sábados y domingos a las 7:00 p.m. Venta de entradas por Ticket Mundo y en las taquillas del teatro.

Éxito teatral y cinematográfico  
Esta obra se estrenó en el Promenade Theatre de Off-Broadway en 1989 con los actores John Rubinstein como Andrew y Joanna Gleason como Melissa, ambos ganadores de un Tony.  En principio estaba programada para presentarla solo los días lunes, pero ante las excelentes críticas de la prensa especializada y del público pasó a 8 funciones semanales.
Gurney no se esperaba tal éxito de taquilla y que sus Cartas de Amor se convertiría en finalista de los Premios Pulitzer y en el mayor éxito de su carrera como dramaturgo. A partir de ese momento se ha seguido representando en todos los teatros más importantes del mundo.
El productor Martin Starger compró los derechos para la versión cinematográfica y en 1999 fue rodada con los actores Laura Linney y Stephen Weber, bajo la dirección de Stanley Donen. El guión de cine era del mismo Gurney.
El éxito radica en la sencillez del montaje y, sobre todo, porque habla de la vida: el primer amor, las enfermedades, la pérdida de oportunidades y del amor, lo que termina siendo un agudo y punzante retrato de la decadencia de la clase alta norteamericana.
En Venezuela se estrenó en 1991 con las actuaciones de Fausto Verdial y María Cristina Lozada, bajo la dirección de Miriam Dembo. Después de ese debut  ha sido interpretada por los actores más importantes del país

Vacuno y la viruela o cuando la historia apuntala al teatro criollo

La historia de Venezuela, especialmente durante los pasados dos siglos, ha inspirado a unos cuantos dramaturgos para que elaboren sus textos y de esa manera algunos aspectos históricos se han popularizado y terminan siendo hasta respetables leyendas urbanas, o entretenidas posverdades, tal es el caso de Andrés Bello (Caracas, 29.11.1781/Santiago de Chile, 15.10.1865) con su Venezuela consolada (1805), centrada en la aplicación de la vacuna contra la viruela. Y precisamente ahora, en el siglo XXI, o en el XX, aparece Javier Moreno (Caracas, 1960) con su Vacuno, la fábula, donde se metaforiza como fue la creación de esa medicina salvadora, creada por Edward Jenner con la utilización de animales bovinos; gracias a esa vacuna (la palabra deriva del nombre en latín “vaca”) fue posible controlar la viruela en muchos países y salvar las vidas, entre otros, a no menos de 100 mil venezolanos.
Hay que agregar que en Venezuela consolada, Andrés Bello (funcionario de la administración colonial desde 1802 hasta 1810) describe un país azotado por la peste de la viruela hasta que el rey Carlos IV envía la vacuna sanadora. El drama se refiere a una región próspera especialmente por la riqueza de su tierra pero que vive la tragedia hasta que el soberano lo salva. Acá un extracto de esa pieza, además poética: “¿qué funestos motivos/ a tan fatal extremo/ de aflicción y dolor te han compelido?/ ¿No eres tú Venezuela?/ ¿Falta acaso a tus hijos/ del español monarca/ la amorosa tutela y patrocinio?”.
Moreno  con su Vacuno, la fábula no plantea precisamente una conferencia sobre como  fue el  complejo trabajo  de Edward Jenner (Escocia, 1749/1823), sino que pergeña una historia fantástica sobre los hermanos Vacuno y Basilio, enviados por barco desde el reino de España, y además hace una breve representación del texto de Bello, en medio de una fábula sobre los hijos ilegítimos de un sacerdote católico en unas poblaciones de la Capitanía General de Venezuela y de las peripecias de aquellos para sobrevivir y  entre, otras cosas salvarse,  de la mortífera epidemia. En pocas palabras, es un caldo de viruelas criollas donde los provincianos sobreviven para que esa nación llegue hasta lo que es ahora, añadimos nosotros. En síntesis: un texto teatral altamente didáctico que exige poco a los espectadores para ser disfrutado, siempre y cuando se acepten algunas convenciones propias del teatro.
No queda duda alguna del talento investigativo y  dramatúrgico de Moreno para combinar la historia de la médica pócima y la aldeana vida de los provincianos que se salvan por la vacuna, al tiempo que una vaca dialoga con Vicente y le resuelve sus calenturas sexuales. Es un hibrido con las crónicas griegas sobre los dioses y los humanos y sus rarezas sexuales, entre otras. Todo un batiburrillo de ideas y propuestas teatrales, poco frecuentes entre algunos de nuestros dramaturgos, quienes optan por copiar las traducciones que les hacen.
Moreno ha dicho que Vacuno, la fábula fue creado y publicado hace no menos de 20 años y ahora hace temporada en la sala Rajatabla con hábiles comediantes como John Vincent, Joel Madrid (el más versátil en su doble rol, además de sus plausibles performances), Andrés Rangel, Cherry Tovar, Daniel Montiel, Gabriel Duno y Luz Dary Quitian quien se pone cuernos y una especie de capa con piel bovina para componer de vaca sanadora, todo eso en un espacio vacío, a lo Peter Brook, con mínimos elementos escenográficos y unas luces adecuadas. Digno y aleccionador trabajo para estos difíciles tiempos.
A buena hora, el director y dramaturgo Javier Moreno, como lo ha declarado a la prensa especializada, revisó unas cuantas piezas clásicas griegas y la Venezuela consolada de Andrés Bello. Supo hilar, pues, para crear una entretenida fábula social que transcurre en una sociedad sin ley para recontar la historia de la vacuna de la viruela y su paso por América.
El resultado de este experimento dramatúrgico es, pues, Vacuno, fábula, que se presenta  muy dignamente en la Sala Rajatabla, hasta el 27 de agosto, los viernes a las 7:00 p.m. y los sábados y domingos a las 6:00 p.m. 
La viruela es una enfermedad sumamente infecciosa y a menudo mortal, que deja marcas permanentes en la piel. Antes de su erradicación, mataba, desfiguraba y cegaba a millones de personas. En 1980, el Consejo Mundial de la Salud (CMS) declaró al mundo libre de la viruela.  
Hace cientos de años, en Asia, se observó que las personas que contraían la viruela y sobrevivían, nunca volvían a tenerla. Esta observación llevó a la posterior práctica, llamada variolación, de sacar pus de una lesión de la viruela y frotarlo en pequeños cortes o escaras que se hacían en la piel de las personas sanas, con la esperanza de protegerlas. Estas personas todavía contraían la viruela, pero sus síntomas eran más leves.
En 1796, Edward Jenner demostró que la variolación con viruela bovina en vez de la viruela humana protegía totalmente contra la enfermedad y evitaba que la persona padeciera siquiera la forma leve de viruela. Encontró una vía para hacer retroceder esa enfermedad que invadía los cuerpos sin compasión. Jenner veía en su pueblo que las ordeñadoras de vaca no se enfermaban cuando llegaba una epidemia, porque ellas estaban en contacto con los animales cuando estos padecían una afección que les causaba pústulas (en otras palabras, estaban inmunizadas). Este médico tuvo la osadía científica de comenzar a usar experimentalmente ese pus el de la vaca y de las mujeres que se enfermaban, y comenzó a probar con niños; incluso, probó con sus hijos, y comprobó que al colocarle el pus de la vaca o de la mujer enferma a los niños no desarrollaban la viruela”. Así nació la vacuna, cuyo nombre quedó indefectiblemente asociado con el de los mamíferos que la inspiraron.
Se sabe hoy en día que fue una de las epidemias más feroces que hubo en Caracas, donde produjo una mortalidad del 30% de la población: de 30 mil habitantes que tenía la capital y sus alrededores murieron más de 10 mil personas, como ocurrió en 1763-1769. Un médico de origen canario trajo un recurso que ya había sido empleado en China, donde se infectaban hilos con las pústulas de pus de los enfermos, picaban esos hilos y los metían en frascos de arcilla con almizcle y cuando ocurría una epidemia “sacaban esos pequeños pedacitos de hilo y abrían la piel de la persona que iban a proteger para colocárselo, con lo que esa persona desarrollaba una viruela humana atenuada”; esto le permitía sobrevivir en caso de epidemia. A comienzos del siglo XIX hubo una epidemia muy feroz que comenzó en Bogotá y se expandió a Venezuela.  El rey Carlos IV, con la asesoría de esta gente que ya se conoce la vacuna, ordena que se organice una expedición para traer la vacuna hacia estos territorios bajo dominio español”. Y, aunque hoy parecería un hecho aborrecible, fueron los niños los “transportes” de la inmunización.
La vacunación comenzó en la capital, el 30 de marzo de 1804 “con un gran acto formal. La vacunación en masa se inició el Viernes Santo, 30 de marzo, en medio de gran ceremonia y pompa”, reseñan Yépez y Esparza en el libro La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España. El mismo día “se vacunaron 64 personas”, agregan. “El gobernador Guevara Vasconcelos emitió un bando dando total apoyo oficial a la expedición, ejemplo que fue seguido en otras regiones de la Capitanía General de Venezuela”.







martes, agosto 15, 2017

La guerra para la paz comienza en Guanare

Cuentos de guerra para dormir en paz  es una pieza teatral, escrita por Karin Valecillos y estrenada en Caracas, durante la temporada del 2007, por la agrupación Tumbarrancho Teatro, la cual ahora será producida en Guanare por la Compañía Regional de Teatro y el Teatro Estable de Portuguesa, en la sala Federico Collado. El debut  está pautado para este jueves,17 de agosto, extendiéndose la temporada hasta el domingo 3 de septiembre, en doble horario a las 5 pm y a las 7 pm, bajo la dirección de Aníbal Grunn.
Un elenco de veteranos, encabezados por Mercy Mendoza, Evis Cuellar, Jesús Plaza y Carlos Moreno, realizarán las funciones a las 7 pm. Y un grupo de jóvenes, nuevas promesas del teatro guanareño: Emilger Arroyo, Yulkaris Llovera, Miguel Rodríguez y Alejandro Martínez, serán los responsables de presentarse los mismos días a las 5 pm. Ambos elencos contarán con la participación en vivo de Wilfredo Peraza quién cantará canciones relacionadas con el tema. El concepto plástico de escenografía y vestuario es de José Alejandro Martínez. La selección musical de Wilfredo Peraza y la producción general de la CRTP y el TEP.
La temática y la argumentación son cuatro historias que nos hablan de la guerra, de la guerra de verdad, de la guerra que nadie quiere vivir  y mucho menos cuando luchamos por la paz, en el día a día.Cuatro historias de guerra en tiempos y geografías distintas.
Grita Kassandra, ambientada en la guerra de la antigua Yugoslavia, narra el encuentro de dos hermanas serbias, separadas por una cerca, a causa de la guerra entre serbios y croatas. Enfrentadas por las diferencias ideológicas y raciales, hacen todo lo posible por ayudarse, encontrando un modo de supervivencia en la ilusión que provoca la telenovela venezolana Kassandra en sus pueblos.
Un chiste de las Malvinas presenta a través de la ironía, la historia de dos ex combatientes de la guerra de las Malvinas, quienes marcados por los suicidios de sus compañeros de guerra, intentan sobrellevar la indiferencia del Estado y de la gente ante su situación.
El Medio Oriente es de Carúpano pa` allá, plantea a través del humor, la relación de una pareja de orientales venezolanos y su reacción al malinterpretar una noticia en la radio, confundiendo la guerra de Estados Unidos contra el Medio Oriente árabe, con el oriente venezolano.
Mandrake Copperfield, hijo de Houddini  es la historia de un matrimonio colombiano desplazado por los conflictos de su país, que debe hacer un gran acto de magia para poder sobrevivir en una tierra extraña.
El humor, la ironía, el dolor y la soledad se mezclan en cada una de las historias, unidas a través de canciones interpretadas en vivo. La modalidad de doble función diaria y doble elenco nos llevan a tener la posibilidad de comparar sus trabajos.

Y no está de más que escriba aquí para exaltar ese apostolado teatral que se adelanta en Guanare, en medio de las difíciles circunstancias que vivimos todos los venezolanos, tirios y troyanos,para no olvidarnos jamás.¡Lastima que no haya sino una Guanare!





lunes, agosto 14, 2017

Moisés Guevara hace mutis y deja su leyenda

El teatrero y amigo Moisés Guevara hizo mutis y lo recordamos aquí con esta entrevista que le publiqué el 2 de junio de 2012:
Hace casi un año me creyeron muerto… pero resulta que no es así. Vivo y disfruto de mis 45 años. He vuelto a dirigir teatro y por eso hacemos temporada con La maleta, una versión escénica de La valija del argentino Julio Mauricio, toda una dramática comedia sobre unos memorables cuernos matrimoniales, que exhibimos en el teatro Humboldt, en San Bernardino, con Javier Vidal, Beba Rojas y Elvis Chaveinte, con la producción de  Cristina Neufeld. Volví a la UCV para culminar mi licenciatura en Teatro, por supuesto. Y, por si fuera poco, actualmente participo en el programa radial “Hoy por hoy” de Marianela Salazar en Mágica 99.1, donde hago la sección “Puro teatro”, los jueves entre la 1:30 y las 2:00 de la tarde. Como mi homónimo bíblico, me salve de un naufragio y aquí voy. Otro Moisés Guevara, repotenciado o experimentado mucho más. Donde perdí, gané, como dice el poeta.
 SELLO GUEVARA
En la UCV tengo maravilloso cancerbero académico, la dramaturga  Xiomara Moreno, quien asegura que debo culminar en el 2014. No hay apuro, no creo que nadie me de trabajo por tener ahora un título universitario, curso dos o tres materias por semestre, no puedo con más y además me place caminar por el claustro y recordar mis tempranas conversaciones con mis maestros Ugo Ulive y Victoria De Stefano. Ahora sí remato  mi educación universitaria, pero antes he recorrido, en largas tres décadas, casi todos los rubros del quehacer teatral. Actor, director productor, profesor, gerente  y  todas estas facetas, además de dramaturgizar la docena de  piezas que he escenificado,  las ha realizado con la misma pasión y excelencia, porque he buscado que tengan el sello Guevara, y no soy inmodesto, pero así lo han dicho la gente que sabe de las minucias teatrales y lo detectaron.
PARAISO CON CABRUJAS
Para nadie es secreta mi vida y soy un hombre exclusivamente de teatro y que además llevo casi 20 años sacando adelante proyectos de restauración de arquitectura de teatros, abriendo espacios, como el del  Paraíso, en los años 90, y  el Trasnocho, a lo largo de los primeros 12  años del siglo XXI.
Gracias a José Ignacio Cabrujas mudé mis neuronas al Teatro del Paraíso, legendario espacio conocido como La Casa Sindical del Paraíso. Dediqué dos años a gerenciar su restauración, aprendí de todo, desde batir cemento hasta reconectar una consola de iluminación de los años 50. Fue una maravilla y montamos: El pez que fumaLa casa de Bernarda AlbaSonny, diferencias sobre Otelo el Moro de VeneciaEl día que me quieras y Acto Cultural. En agosto de 1999 todo aquello se derrumbó para los artistas. Venía un nuevo siglo y otros retos, como los que vivo ahora.
Tengo presente que Cabrujas, de manera premonitoria ante lo que se venía por mi trabajo y mis pasiones, me dijo antes de su fatal y último viaje a Porlamar: “Moisés, no hable mal de su gremio, eso hablará mal de usted”. Y me insistió en que los teatreros “somos el sistema digestivo del país al que pertenecemos, nuestro teatro de hoy intenta traducir lo que somos”. No puedo olvidar jamás sus predicas y más ahora en estos tiempos de torva teatralidad social. 
TRASNOCHO
Tampoco puedo dejar de evocar el proyecto del Teatro Trasnocho, al cual dediqué 12 años. Cambié su diseño original y lo convertí a tiempo en una sala polivalente, es mi hijo más grande. Y mi hijo pequeño y consentido es el Espacio Plural. Ya no estoy ahí, pero los hijos deben crecer. Esa es la más grande aventura del teatro independiente venezolano en lo que del siglo y la bisagra del movimiento del mal llamado teatro comercial. Ahí está mi contribución, que ni los mezquinos de siempre pueden silenciar o borrar.
La idea proviene de la que es, hoy en día, la Junta Directiva del Trasnocho Cultural. Ese consorcio, dueño del Centro Comercial Paseo Las Mercedes,  poseía las salas de cine que funcionaban en el Trasnocho, las cuales estuvieron un poco  más de ocho años cerradas y, por una  necesidad no sólo comercial sino espiritual, surgió la idea  de que estos cines volviesen otra vez a operar. Entonces se hizo una sala de cine y una sala de teatro. De manera muy inteligente,  esas personas buscaron asesoría de gente que supiese lo que se debía hacer. Contactaron a  Solveig Hoogesteijn como asesora de la parte de cine y al tiempo me llamaron  para que presentase una propuesta sobre el área del teatro. Les pedí que me dieran un mes y en ese tiempo diseñé todo un proyecto con una justificación. De ahí nace la idea de hacer un teatro polivalente. A raíz de la  aprobación de ese papel de trabajo terminé quedándome  como asesor,  participo como mano derecha del arquitecto Javier Garmendia y realizo un Manual de Procedimiento y un Manual de Organización que puntualizaban  cómo debía funcionar la sala de teatro. La directiva me planteó que me quedase y entonces  determiné  la estructura operativa, ubicándome en la dirección artística del teatro, donde estuve hasta el año pasado. Lo simpático de esta historia es que para reemplazarme nombraron o contrataron a tres personas. ¡Casi que soy insustituible!
PROCESO DIGESTIVO
Creo que ahora el teatro caraqueño vive un buen momento. Cada fin de semana hay ente 30 y 50 espectáculos. Claro, no se puede comparar con lo que se hacía hace 20 o 30 años, porque el país cambió. El teatro de ahora no es el que conocimos cuando estaban el Nuevo Grupo y La Compañía Nacional de Teatro, cuando había un aporte contundente del Estado a la  actividad cultural, sobre todo a la actividad teatral. Hay una ponencia lindísima de Peter Brook  donde habla sobre cómo crece y se alimenta el teatro en los períodos de crisis.  Casualmente  en este momento que estamos viviendo – de conflictos  económicos, políticos y  sociales que nos han ido degenerando-  nuestro teatro florece porque esta sociedad  necesita revisar al país y  al ser humano para poder entenderse. Necesita  hurgarse para poder comprender lo que está pasando. La cultura termina siendo el proceso digestivo del público  con el cual éste se depura, entendiendo así sus propios errores.
LA TAQUILLA IMPORTANTE
Sigo sin entender a que denominan teatro comercial. Creo que cuando hablamos de teatro comercial en realidad no estamos queriendo definir puntual y precisamente una manera de hacer teatro sino en el fondo lo que se deja colar es un prejuicio contra la rentabilidad de una producción. El teatro de texto no se puede hacer para que lo vayan a ver solamente 20 personas, eso no tiene ningún sentido. Nosotros hemos tenido experiencia en el Trasnocho y  en otras salas en las que han montado clásicos con masiva asistencia de público. En realidad aquí, en vez de estar en este conflicto, deberíamos estar todos luchando  para montar un Shakespeare, un Calderón o un Lope de Vega y además esforzarnos para que la taquilla produzca lo suficiente para poder sostener la producción. Ahora esto tiene que nacer de una gestión cultural, no sólo privada, sino también del Estado.


sábado, agosto 12, 2017

Nos vemos el miércoles en el Trasnocho Cultural

Gerardo Blanco y su cuarteto de mujeres talentosas.
No es frecuente en Caracas degustar obras teatrales centradas en la cotidianidad existencial de hombres y mujeres mayores o ancianos. “Hay razones, pero mucho más son las sinrazones, para hacer espectaculos sobre viejos o viejas y con intérpretes de edades avanzadas”, nos dijo, hace muchos años, un veterano empresario teatral. Pero algo está pasando porque ahora inicia su segunda temporada la comedia Nos vemos el miércoles, de Gerardo Blanco López, desde el 18 de agosto en el Espacio Plural del Trasnocho Cultural, después de haberla estrenado en el Centro Cultural BOD.
Nos vemos el miercoles es un artístico tributo a la ancianidad, que también es para los recuerdos y la esencia de la vida misma, como afirma Blanco López, al escribir y producir su comedia, dirigida por Carolina Rodríguez Gómez, donde se plasma, de manera jocosa, la historia de tres mujeres mayores: Dorila (Chelo Rodríguez), Luisa (Marisol Matheus) y Josefa (Martha Track). Ellas viven en un ancianato y se reúnen cada miércoles para tomar el té y sumergirse en esos recuerdos que diariamente se les repiten, hasta que no puedan recordar más.
 Blanco López asegura que una de sus motivaciones para crear esta pieza fue la preocupación por la vejez o ese final terrible y devastador que puede ser la ancianidad para algunos humanos. Quería rendirles homenaje a esas mujeres mayores que han tenido una vida intensa y tienen la dicha de encontrarse para recordarla. Su obra también es un llamado a la amistad y ofrece la oportunidad de disfrutar un rato agradable con historias y anécdotas de mujeres que tuvieron unas vidas llenas de retos, dificultades y amores que son contadas en estos encuentros, en donde el espectador podrá reír y reflexionar sobre la vida.
Nos vemos el miércoles es un pieza rara para el contexto teatral venezolano, donde esos temas centrados en la vejez no se tocan sino como para hacer torpes chiste. Pero que ahí propone además una reflexión sobre la amistad como uno de los vínculos más hermosos que podemos cultivar, un soporte de vida, y la cual en la vejez cobra una importancia capital. “Nadie muere con otro, ese es un trance en soliloquio, pero la compañía del amigo es un bálsamo insustituible y estas tres mujeres que se reúnen todos los miércoles para tomar el té lo saben y hacen de cada encuentro un ritual de evocación que las une y fortalece”, como apunta Blanco López
PADRE Y MADRE EN ESCENA
Nos vemos el miércoles es una recopilación de Blanco López, producto de sus vivencias y observaciones cercanas a su madre, sus amigas y su vida vivida, la cual se materializó durante la enfermedad de su progenitora y que lo impulsó a ofrecer un tributo a la amistad y presentar al mismo tiempo un reclamo doloroso a lo que es la vejez y su poder devastador según su óptica. Ahí están, en una especie de livingroom tropical, tres ancianas que hablan sin tapujos de sus vidas, de sus juventudes, sin maquillaje internos y externos. Ellas están atrapadas, esta vez en un espacio ineludible, la vejez. Es una pieza para reír, reflexionar y recordar que somos finitos y la vejez nos espera…si antes no hacemos mutis.
Es la segunda obra sobre la vejez que escribe Blanco López y que logra escenificarla, porque ya antes, durante la temporada de 1996, estrenó La cuadrilla, dedicada a su padre Rafael Teodardo, donde cuatro personajes sexagenarios desafían a la soledad, al abandono y al olvido al cual han sido sometidos, al recluirlos sus familiares en un geriátrico, pero ellos se niegan a terminar sus días allí. 
¿Cómo consiguió esa temporada?, preguntamos a Blanco López.
Teníamos mucho tiempo buscando presentarnos en ese importante centro cultural y lo habíamos intentado desde los inicios del Trasnocho Cultural y no se había logrado, pero en esta oportunidad y sin mayores inconvenientes y por los canales regulares, como siempre lo habíamos intentado, logramos una temporada para presentarnos en el Espacio Plural. Tengo que reconocer y agradecer todo el respeto, colaboración y cálido trato de Héctor Manrique y de todo el personal con que me ha tocado tramitar nuestra presentación.
En verdad estamos muy motivados de poder mostrar nuestra obra y que el Grupo de Teatro Bagazos tenga su primera temporada en el Trasnocho Cultural 
¿En qué condiciones va ahí?
Si te refieres a cuáles son mis responsabilidades, voy como productor del Grupo Bagazos Teatro y asistente a la directora, experiencia que he disfrutado mucho, un gran aprendizaje. 
¿Sigue la misma directora?
Carolina Rodríguez Gómez es la directora, líder de este proyecto y estamos muy orgullosos por su puesta en escena y todo su trabajo de dirección, impecable, ella es una joven promesa de la nueva y talentosa generación de directores teatrales.
¿Qué reacciones tuvo la pieza en el BOD?
Excelentes, los comentarios del público a la salida de las funciones eran hermosos, emotivos, y a pesar de la situación país, recibimos una buena respuesta del público 
¿Insiste con ese teatro sobre temática de las terceras y cuartas edades?
Sí, estoy terminando un texto que habla de cuatro hombres y su visión de la vida al llegar a la tercera edad, ineludible etapa de la vida 
¿Por qué se monta tan poco ese tipo de teatro en Caracas?
No tengo la menor idea, a mí me parece un tema urgente y de un inmenso dramatismo   que me preocupa, y hablar de él es mi forma de llamar la atención, en nuestra sociedad debería haber una mayor protección y respeto hacia los ancianos.






miércoles, agosto 09, 2017

Colón los espera en Margarita

Teatro de actores y muñecos en la CNT.
Históricamente, los restos de Cristóbal Colón (7 de Junio de 1446 / 20 de mayo de 1506) están sepultados en la catedral de Sevilla desde 1899, porque ese cadáver fue tan viajero como el legendario ser vivo que era, cuya osadía lo llevó a descubrir un continente, que hoy ni siquiera lleva su nombre, por la maldita mezquindad de la sociedad medieval donde le correspondió existir.
Pero en la venezolana isla de Margarita se dice que no es así y que la verdadera y famosa osamenta de Colón está oculta en la casa del nefasto conquistador Tirano Aguirre, concretamente en la playa del Tirano Aguirre, en puerto Fermín, del estado Nueva Esparta.
Tal leyenda urbana, o esa posverdad criolla para estar con los tiempos que vivimos, afirma que los huesos del auténtico Colón esperan la cristiana resurrección de los muertos en Margarita, porque no es cierto que los que ahora veneran en España sean los de ese histórico caballero, a pesar que hay pruebas recientes con un ADN mitocondrial, realizadas en la Universidad de Granada en 2006, las cuales contrastaron esos supuestos restos de Colón con los de su hermano mayor Diego y según los expertos terminaron garantizando que los que reposan en Sevilla son los auténticos. ¿Cierto o falso? Queda, por ahora, la duda.
Precisamente, el dramaturgo venezolano César Rojas (58 años)  utiliza esa creencia popular margariteña para darle contexto y título a su más reciente obra ¿Dónde está enterrado  Colón?, la cual dirigió y todavía presenta en el teatro Nacional de Caracas contando con las actuaciones de Trino Rojas, Nitay La Cruz, Kala Fuenmayor, Ana de Sousa , Kelvin Zapata, Larry Castellanos, Yhurani y Andy Perez Se trata de una producción, con doble elenco, de la Compañía Nacional de Teatro (CNT), que preside el sociólogo Alfredo Caldera.
HISTORIA CONTEMPORANEA
 Mientras tanto, ¿Dónde está enterrado Colón?  es, pues, gracias a la magia del teatro que aplica Rojas, la historia de una niña y un niño, tierna pareja de hermanos huérfanos, que deambulan por las playas de El Tirano, en la paradisiaca Porlamar, y venden “frutas del mar” para sobrevivir, mientras siguen juntos y devorándose al mundo. Entonces, conocen a un matrimonio caraqueño, Teresa y Miguel, que visita a la isla para solucionar sus asuntos maritales, y quienes se dan cuenta que ellos pudieran ser la solución para el hambre y la ausencia de los padres a la pareja de muchachitos; pero los visitantes descubren, extrañamente, la tumba donde está enterrado Cristóbal Colón y el pueblo o la comunidad decide que hay que matarlos para que nadie se entere de ese secreto. Los encierran en la casa del Tirano Aguirre para aniquilarlos con fuego, pero la niña los ayuda a huir y se escapan en pos de una vida mejor; de una oportunidad… y el varón se queda, para convertirse en activista de hotelería y sale adelante mientras espera el reencuentro con su hermanita. Y diez años después, van a encontrarse como se prometieron cuando se separaron, pero antes de que ella aparezca, el joven tiene que contar la historia ocurrida. ¡Y colorín colorado, el cuento teatral se ha acabado!
César  Rojas, quien defiende con vehemencia los temas y las técnicas que usa para pergeñar y mostrar su teatro, advierte que durante el año 2004, Fundarte hizo un concurso de teatro sobre la temática adolescente y así tuvo la oportunidad de presentar dos piezas: Los pantalones al revés ¿Dónde está enterrado Colón? . Con la primera se ganó el premio del concurso y con la segunda conquistó la mención de honor. Estos textos ya fueron publicados por Fundarte y ahora la CNT lo invitó a dirigir la original obra sobre el legendario Cristóbal para disminuir así el abultado número de sus piezas que esperan su turno, un drama generalizado entre todos los dramaturgos criollo, vivos o muertos. 
Cuenta  Rojas que el año pasado, Alfredo Caldera, mientras iniciaba la presentación pública de la Compañía Nacional de Teatro, para los años 2016 y 2017,  comenzaron los ensayos del montaje de El pez que fuma de Román Chalbaud,  convocó a un grupo de directores para realizar varios proyectos que le dieran la oportunidad, al grupo de actores emergentes de la renaciente CNT, de fortalecer su desempeño  profesional y cumpliera con la responsabilidad social de la CNT de llegar a todos los sectores del pais, con discursos novedosos y contemporáneos que les brindara un abanico de posibilidades y que los preparaba para los grandes retos que se avecinan al ser una nueva generación en formación. “Nos reunimos y me habló del proyecto que involucraba más directores. Inmediatamente entendí la enorme responsabilidad de la propuesta y que debía aprovechar la energía de los jóvenes de la CNT para poner en escena esta pieza de teatro cuyos interlocutores serían los adolescentes y sus familias, para darle continuidad a la labor formadora y estratégica de la gran Compañía Nacional de Teatro”, dijo el autor y director que tiene tal felicidad que se les desborda por los poros y no precisamente de sudor.
Sea cierto o falsa la leyenda margariteña sobre los restos de Colón, hay que admitir la audacia e inteligencia del teatrero para hilvanar su historia y así atrapar a los espectadores, conquistados por la original fabula teatral, porque más allá de la veracidad o no de la susodicha osamenta, está el inagotable tema de la miseria de una sociedad que abandona a dos niños a su loco destino y como estos logran salir para adelante. La obra tiene ribetes de telenovela caribeña, lo cual no es malo, pero deja o siembra la duda sobre muchos otros muertos que han recuperado su presencia en los medios de comunicación porque unos cuantos vivos aseguran que hallaron lo que buscaban y así se crea toda una parafernalia comunicacional, que al final no daña a nadie que esté vivo aun y así se incrementan las leyendas urbanas que estimulan la imaginación popular.
Malo no es, nos atrevemos a escribir aquí, porque siempre hemos dicho que Macondo no está en Colombia sino en Venezuela, lo que pasa es que Gabriel García Márquez nació en el vecino pais y el realismo mágico lo hicieron exclusivamente colombiano, cuando hay muchas fabulas  venezolanas esperando una novela o un teatro para hacerse conocer mundialmente.
MONTAJE 
El espectáculo obtenido por Rojas y su aguerrido grupo actoral es una entretenida combinación de teatro y títeres, ya que los niños de la fábula margariteña son encarnados por grandes muñecos que se alternan con los actores de carne y hueso. El montaje es breve, para no agotar al público, y no supera los 70 minutos, y lo cual permite ponderar las condiciones actorales de los veteranos y los nuevos comediantes ahí involucrados, además de darle rienda suelta a la loca de la casa, como le decían los españoles a la imaginación de sus artistas e intelectuales, quienes son los que escriben la verdadera historia de sus pueblos o comunidades. Además, la última palabra sobre los cuestionados huesos del descubridor de América no está dicha todavía, menos ahora que el imperio de las posverdades amenaza todo, incluso nuestras terrenales existencias

Troyanas, la tumba de Colón y quinteto de Kafka en el teatro Nacional

Kafa ha sido teatralizado.
La Compañía Nacional de Teatro que “tomó el Teatro Nacional”, desde el pasado julio, continúa su programación durante este agosto con importantes producciones del elenco estable para deleitar al público este sábado 12 y domingo 13, y los otros dos fines de semana de este octavo  mes, con las obras Troyanas Nuestras, de Costa Palamides, ¿Dónde está enterrado Colón?, escrita por César Rojas, y la itinerante e interactiva puesta en escena Hotel Kafka, dirigida por Marisol Martínez.
La pieza Troyanas Nuestras que evoca el teatro trágico griego  y revive la catástrofe de la colonización imperialista, las luchas independentistas y libertadoras de nuestros pueblos con poemas, danzas y cantos tradicionales venezolanos y Latinoamericanos,  es protagonizada por las primeras actrices Aura Rivas, Francis Rueda, Livia Méndez y los primeros actores Ludwing Pineda y Luis Domingo González, ademas de otros comediantes,  se presenta durante su cuarto fin de semana. "El público ha sido maravilloso y hay una gran entrega por parte del elenco, digno de todas las bendiciones", así lo afirmó el director de la puesta clásica Costa Palamides.
Por su parte, el escritor y director de la pieza ¿Dónde está enterrado Colón?, César Rojas expresó su satisfacción de ver tantas familias acudir al teatro y entender que “con esta obra lo que se quiere es reflejar el amor fraternal, el amor entre padres, hermanos y la familia en la búsqueda de reforzar valores como la unión, hermandad y amistad”. Resaltando además que "desde la Compañía se está apostando a un teatro venezolano, hecho para venezolanos".
Asimismo, Rojas aseveró que luego de culminar la temporada de ¿Dónde está enterrado Colón? en el Nacional protagonizada por reconocidos actores como Trino Rojas, la actriz Kala Fuenmayor, Andy Pérez, Dora Farías, Nitay La Cruz, Larry Castellanos, Kelvin Zapata, Jhurani Servellón y Ana De Sousa, dará un salto hacia las comunidades para que la producción no solamente la disfruten en las salas, sino que “vaya a más espacios y que todo el público pueda deleitarse de la historia de dos hermanos huérfanos que luego de tantas vicisitudes en la vida, encontraron una verdadera familia que los quisiera y valorara”.
La exitosa producción Hotel Kafka, basada su   dramaturgia en la obra  literaria de Franz Kafka, te invita a disfrutar en el segundo piso  o la galeria del Nacional de un teatro “íntimo, interactivo e itinerante” para la ironía, el amor y también la crítica, con actores y actrices del elenco estable de la institución entre los que destacan: Wahari Meléndez, Sandra Moncada, Randimar Guevara, Dayana Cadenas y Ángel Pelay, quienes se pasean por diferentes escenarios a través de cinco relatos kafkianos: Un informe para la academia, Un artista del hambre, Un artista del trapecio, La ley y por último Metamorfosis.
Este montaje que está dispuesto para espacios alternativos y adaptado de forma libre tras un proceso de investigación de la directora y el elenco fijo de cuentos del escritor checo de origen judío, forma parte del proyecto de la institución “Teatro a 12 Manos” que reunirá a seis directores para producir piezas experimentales.
La obra Troyanas Nuestras y Hotel Kafka estarán durante los días sábado 12 y domingo 13 a partir de las 5:00 de la tarde y 3:00 p.m, respectivamente; ¿Dónde está enterrado Colón? se presentará el domingo a las 11:00 de la mañana. Las entradas para estos espectáculos las puedes adquirir en la taquilla del teatro el mismo día de la función por un valor de Bs. 1.000.


lunes, agosto 07, 2017

Entre Caracas y La Guaira

Diversos paisajes naturales y urbanos serán exhibidos en la exposición artística Entre Caracas y La Guaira de Jonathan Carvallo Salas, en el marco del 450 aniversario de Caracas. La inauguración será este domingo 13 de agosto, a las 11:00 am. Y luego permanecerá abierta hasta el domingo 17 de septiembre, en los espacios de La Caja 2 del Centro Cultural Chacao. La entrada es libre.
A través de esta muestra artística, Carvallo presenta un compendio de imágenes características de ambas localidades. “En ellas transcurre mi cotidianidad espacial: la vida en Caracas donde trabajo y observo diversas escenas urbanas y la vida en La Guaira, donde disfruto de espacios contemplativos como el mar y de deportes como el surf”, expone.
De acuerdo al artista, todas las obras a presentarse son inéditas y están realizadas en diversas formas, formatos y materiales. “Cada pieza tiene un significado diferente. Hay una serie sobre el Ávila, por ejemplo, que invita al espectador a mirarse en esta y preguntarse ¿cómo nos comportaríamos si el Ávila fuese un espejo en el que pudiésemos mirarnos?, explica.
Entre Caracas y La Guaira se presenta como memoria al juego de abandono de la ciudad, huida al espacio marino y la necesidad de retorno al espacio urbano. La luz y su efectividad, como “objeto propio” de investigación, constituye el recurso visual que da forma a las ideas y determina la dinámica del espectador.
Jonathan Carvallo Salas es un artista multidisciplinario independiente y abogado, interesado en el acercamiento de la cotidianidad y las costumbres, así como el mundo de la creación artística, muchas veces desde el ámbito legal. Su investigación abarca temas ligados a elementos formales como la luz y su reflexión, el movimiento, la imagen, la materia y conceptualizaciones, que cuestionan los aspectos territoriales del espacio y la institucionalidad.

La exposición Entre Caracas y La Guaira de Jonathan Carvallo Salas se inaugura este domingo 13 de agosto, a las 11:00 am, y luego estará abierta hasta el domingo 17 de septiembre, en los espacios de La Caja 2 en el Centro Cultural Chacao, en la avenida Tamanaco de El Rosal La entrada es libre y estará dirigida a todo tipo de público. Los horarios de La Caja son: de martes a sábados de 1:00 a 6:00 pm. Y domingos, de 11:00 am a 5:00 pm.