sábado, abril 26, 2014

Chalbaud estrenó Bingo y sin miedo a la muerte

Su obra en el teatro y el cine son un legado para Venezuela
El periodista Ángel  Ricardo Gómez publicó en El Universal, del 25 de abril, esta extensa e histórica entrevista con el artista Román Chalbaud Quintero, la cual republicamos por considerarla de gran importancia por todo lo que ahi se dice.

En un año en el que han partido figuras como Simón Díaz, Gustavo Rodríguez, Mayra Alejandra y Oswaldo Vigas, Román Chalbaud no teme a la muerte. Con 82 años (Mérida, 10 de octubre de 1931) tiene el ritmo de vida de un jovencito: está en la posproducción de su película La planta insolente, sobre Cipriano Castro; estrena este fin de semana su más reciente obra de teatro, Bingo; y está por firmar un contrato para que El pez que fuma sea rodada en España.
Como Buñuel, dice: "Soy ateo, gracias a Dios", y agrega, "Yo creo en la vida... No tengo ningún problema con la muerte. Yo sé que me voy a morir algún día. El otro día dije: 'Yo creo que me voy a morir a los 87' (risas). No le tengo miedo, es una cosa natural. Mi mamá murió casi a los 100 años", dice mitad en broma, mitad en serio.
Bingo, la obra que se mostró en  el Festival de Teatro de Caracas, es precisamente una celebración de la vida. Andy Ramírez, un septuagenario venezolano, llega a un ancianato en Nueva York para convertir el gélido espacio en un excitante y sensual ritual de recuerdos, emociones y sensaciones.
"Esta obra surgió en 1980. Yo me fui a Nueva York por un año, a estudiar inglés, y después hice un curso con Lee Strassberg. Estando allá me encontré a dos personajes: uno, un venezolano que se fue a vivir allá porque amaba la ópera; y el otro se llamaba Santiago Polarski, un argentino que escribía farándula. Un día me dijo que también dirigía un asilo de ancianos y me llevó: Era un apartamento donde tenía 8 ó 9 viejitos. Y me contaba: 'Ellos son muy traviesos, se meten detrás de las cortinas, se rascabuchean, se enamoran...'. Entonces empecé a escribir como 15 páginas", recuerda Chalbaud, quien tardaría 30 años en retomar la obra.
"En aquella oportunidad se me cerraron las puertas, empecé a escribir, no me salía nada, y en 2011, como en noviembre, la abrí, leí las 15 páginas, y los personajes me empezaron a dictar todo", cuenta el dramaturgo, quien en principio iba a dirigir la obra pero los compromisos con el cine se lo impidieron. Fue entonces cuando delegó en Costa Palamides, quien cuenta con un elenco encabezado por Aura Rivas, Francis Rueda, Gladys Prince, Ludwig Pineda y Vito Leonardo.
"Es tragicómica y muy divertida. Es sobre esta gente que actúa como que si fueran jóvenes, y entonces están llenos de vida", dice Chalbaud, quien se siente reflejado en la obra. "Yo pienso que uno está vivo, la edad depende del corazón y de la mente de uno".

Tras su estreno  en el Teatro Bolívar (antiguo Cine Rialto), Bingo tendrá otra temporada en la Casa Rómulo Gallegos, desde el viernes 2 de mayo.
Chalbaud termina dos piezas más, Los espíritus animales y El garaje. "Yo siempre he empezado las obras sin saber lo que va a pasar al final, no planifico la obra y nunca sé cómo va a terminar y para mí es interesante porque yo mismo me lo pregunto y ellos mismos me van dictando. Mis obras siempre comienzan por personajes que yo invento o copio de la realidad, y mezclo unos con otros", señala.
-¿Y la política? Para nadie es un secreto que Chalbaud simpatiza con el proceso que inició Hugo Chávez. A un año de la gestión de Nicolás Maduro, ¿qué balance haría? 
-Yo estoy de acuerdo con el socialismo y él ha mantenido la línea y está viviendo momentos muy difíciles, mucho más terribles que los que Chávez vivió porque esta oposición que tenemos a mí me parece que es muy torpe, que está haciendo cosas que no se deben hacer.
-¿Y no cree que hay razones para el descontento, como la inflación, la escasez...?
-Es posible, pero también esa escasez es provocada por la misma gente que tiene el poder económico.
-¿No tendría responsabilidad alguna el Gobierno? 
-Sí tiene, pero si tú estás rodeado de gente que tiene gran poder económico y entonces te esconde los productos, te sube los precios, te empieza a hacer la vida imposible, es una situación realmente difícil...
– ¿Cuál cree que debería ser el papel del artista en una sociedad?
–Yo pienso que el artista debe ser libre. Cada artista debe hacer lo que quiere... Y así está pasando.
–Para algunos, Chalbaud ha preferido silenciar su crítica por la solidaridad con la revolución...
–Pero es que no tengo críticas. Me parece que lo que han hecho es maravilloso.
– ¿Y no serviría la crítica para mejorar el proceso mismo?
–Por supuesto, pero en un momento en que la oposición está haciendo una crítica tan terrible, donde además inventa y calumnia, nosotros no podemos en ese momento tan difícil, ayudar con una crítica.
– ¿Y ni siquiera en privado es crítico con la revolución?
–Por supuesto. Primero, que yo no pertenezco a partido político alguno ni nunca he pertenecido. Yo actúo con plena libertad como debemos actuar todos.
– ¿En qué momento cruzarían su línea y haría públicas sus críticas?
–Cuando deje de haber libertad, pero acá ha habido elecciones y cuando han salido alcaldes opositores se han reconocido y están mandando.
–Pero hoy hay alcaldes de la oposición presos.
– ¿Pero por qué los han apresado? ¿Tú consideras que esa gente son realmente políticos? Yo no creo. Esas cosas que están haciendo son terribles.
– ¿Está satisfecho con todo lo que ha pasado en su carrera?
–Uno nunca está satisfecho. Uno siempre quiere ser mejor.
– ¿Qué le queda por hacer?
–Muchísimas cosas. Estoy empezando (risas).
– ¿Hay algún texto que le revolotee?
–Los que tengo guardados (Los espíritus animales y El garaje). Trabajo bastante. Hay gente que me dice que por qué yo dejé de hacer películas como las que yo hacía. Todo el tiempo no voy a estar haciendo películas de prostitutas. Yo hice El pez que fuma y La gata borracha...
– ¿Y la denuncia?
–Yo denuncié cosas terribles de una gente que me parecía que lo estaba haciendo muy mal. Además todo este cine histórico es muy importante y yo siempre quise hacerlo, en una época en que era imposible hacerlo. En la televisión, al inicio, todo era ‘vivo al aire', yo hice la vida de José Ángel Lamas, de Teresa Carreño, de Juana Sujo, en programas de una hora. Los temas históricos me han interesado mucho. Con Cabrujas yo hice muchas obras históricas...
– ¿Y por qué el Estado no ha recuperado esa televisión cultural si tiene a TVes, VTV, ANTV, Vive, Telesur, FANBTV...?
–Ese es uno de los errores que yo he criticado. Y además es muy curioso porque Chávez hablaba siempre de hacer telenovelas y no ha habido manera de que se hagan...


1 comentario:

hector leiva español dijo...

Es una pena que el autor de filmes y piezas teatrales tan importantes y críticas, densas, hoy no tenga otros argumentos para "defender" al chavismo-madurismo, sino los mismos que le escucho a diosdado cabello. Sin duda, el poder se expresa de manera similar, aniquilando creatividad, moral y estética.