viernes, junio 17, 2016

Boleros y algo más en un Caracazo

Grecia Augusta Rodríguez
¿Qué conexiones pueden existir entre causas y consecuencias del Bogotazo (09.04.48) y el Caracazo (27.02.89)? Tal interrogante lo propone, como colofón, Basilio Estévez, personaje del audaz y nada banal espectáculo musicoteatral La vida en un bolero, ante los espectadores; quienes, después de 75 minutos, han disfrutado de una función, donde la nostalgia por amores idos y esperanzas ante los que vendrán, materializa una atmósfera de reflexión, ya que la representación transcurre durante un matinée en la tarde de aquel Caracazo. Teatro dentro del teatro,que se exhibe en sala experimental del Celarg.
Hay, por supuesto, respuestas y algunas indiferencias ante la nada grata requisitoria de Basilio, ya que cuando la memoria está teñida de violencia y muertes, ella, la loca de la casa, se nubla, pero nunca borra, porque solo la muerte puede desaparecer lo que ha sido grabado en las neuronas. Pero lo que el público no podrá negar es que sí ha presenciado un estrujante montaje, del más puro hiperrealismo, al estilo del histórico montaje A 2,50 la cubalibre, de Ibrahim Guerra. Ahí, cuatro cantantes y un intérprete han ensayado sus canciones (la mayoría son boleros) y coreografías, al tiempo que han drenado sus historias íntimas e incluso hasta se revela una paternidad nacida de los amores furtivos de Basilio, gerente de aquel establecimiento, “Boleros y algo más”.
La vida en un bolero sorprende por la sólida dirección de Luis Miguel Sánchez y además es uno de los mejores textos del cubano Luis Carlos Boffill, quien ha aportado trabajos positivos al proceso del teatro criollo y no evade jamás sus compromisos como teatrero.
Hay que señalar la presencia de un valioso y trabajador equipo de cantantes y actrices como son Grecia Augusta Rodríguez, Mónica Reyes, Nubia González , Renier Lezama y Victoria Sánchez. Hacen posible además ese carrusel sentimental con temas musicales como: Puro teatro, Soy lo prohibido, Amigo de qué, Inolvidable, Por cobardía, Silencio, Como fue, Vida consentida, Bésame mucho, Quien es usted y Qué sabes tú. Metafóricamente hablando, ¡toda una rockola, con 12 patas, por supuesto!

1 comentario:

Luis Carlos Boffill dijo...

Que hermosa reseña. GRACIAS, Muchas gracias por tan honesta apreciación de mi texto, puesta de Luis Miguel Sánchez y defensa de mi maravilloso elenco, Honrado me siento en nombre de todos. Luis Carlos Boffill (o Basilio Estévez, jeje)